Space Jam 2: el necesario regreso de la fórmula

Espectáculos

Sin el mínimo atisbo de buscar la excelencia cinematográfica, LeBron James toma el legado de Michael Jordan en una segunda entrega que quizás no sea para todos, pero sí de mirada obligatoria para más de uno.

Aprovechar una receta, pero con 25 años de distancia, parece que es un camino a seguir de los grandes estudios de Hollywood. Principalmente, para varias de sus franquicias que habían causado furor en el pasado: ejemplo de esto vimos con Tron, que dejaron pasar 28 años entre la primera película de 1982 y su secuela del 2010, o Blade Runner, que esperaron 35 años para continuar.

Warner Bros hizo lo mismo con Space Jam, que en 1996 amasó una considerable fortuna de 250 millones de dólares frente a su presupuesto de 80. En aquel entonces, al igual que ahora, buena parte de la crítica especializada destrozó la película, lo que no impidió que el filme se transforme en un clásico. Vale el ejercicio de preguntarse qué pretenden algunos de un feat de Bugs Bunny con Michael Jordan o LeBron James.

SPACE JAM 2 Tráiler #2 Latino (2021)

Para esta secuela, Space Jam: Una nueva era, hay aciertos y puntos en contra, pero esto último no solo será perdonado por la parte más joven de la audiencia, quienes solo buscan divertirse: para los seguidores de la NBA hay referencias a momentos icónicos de la competencia de los 25 años posteriores a la primera entrega de la saga que directamente les pondrán la piel de la gallina. Sin ánimos de spoiler de más, más allá del omnipresente LeBron y las participaciones de cracks del presente como Anthony Davis, Damian Lillard y Klay Thompson, leyendas como Michael Jordan, Kobe Bryant y Dwayne Wade están bien vivos en el largometraje. Vale prestar atención a los detalles.

Esta entrega maneja, con su particular estilo, el conflicto de un basquetbolista dentro de un mundo de animación modernizado: el mundo digitalizado y la creciente súper cadena de la información, algo que era muy distinto durante el apogeo del 23 de los Bulls.

Un bonus que funciona a favor de Warner fue sacar a la cancha a todos sus personajes posibles, en lo que llaman el “Serviverso”, o sea el universo de licencias que poseen, por lo que se pueden esperar apariciones especiales y temáticas de Harry Potter, Game of Thrones, DC, Austin Powers y Matrix.

Claro está, los Looney Tunes son los protagonistas nuevamente de la junta deportiva que se realiza en el mundo virtual. Su humor sigue siendo tan fresco e hilarante como el que hicieron en 1996, sus ocurrencias son un punto clave de la película.

¿Se necesitaba una secuela de Space Jam?

La respuesta es “Sí”, pero vale hacer aclaraciones al respecto. Este largometraje tiene poco que aportarle al cinéfilo que está pendiente del detalle del detalle del guion y en su vida vio un partido de NBA. Tampoco para el que esperaba que LeBron no aprovechara semejante oportunidad comercial para “quedar bien” con todos sus sponsors.

Aclaraciones hechas, es un filme que claramente puede disfrutarse, que resulta interesante para compartir entre distintas generaciones y que permite atravesar puentes: tanto el que va de Jordan a LeBron como el que conecta a las caricaturas con las sofisticadas animaciones de la nueva entrega.

Por último, pero no por eso menos importante: en el último año, las suscripciones para ver NBA en Argentina crecieron un 95%, impulsadas principalmente por el positivo desempeño de Facundo Campazzo en Denver Nuggets. Si sos de lo que te quedás hasta las 2 de la mañana viendo un partido, este filme representa una visita obligatoria a tu sala de cine favorita.

Dejá tu comentario