Vanessa Show furiosa con Rucci "Me debe tres mil pesos y la voy  a perseguir hasta que me pague"

Espectáculos

*La travesti diálogo con minutouno.com y enfurecida atacó a la vedette. Al parecer, Rucci le debe dinero por un tocado de plumas.
*"Si no me paga, la voy a perseguir por el resto de su vida y le voy a cagar la carrera”, dijo enojada.

La llamativa travesti y artista internacional Vanessa Show está indignada con Celina Rucci debido a que esta última le debe, supuestamente, tres mil pesos por un tocado de plumas que la reconocida Vanessa le hizo. Una verdadera guerra de plumas.

“Le armé un tocado con plumas mías de calidad, de unos 70 centímetros para la obra que hace con Miguel Ángel Cherutti y no me los pagó aún ”, denunció la artista en diálogo con minutouno.com.

Ella me había traído unas de faisán y a mí me pareció que una mujer como ella no podía salir con esas plumas berretas así que le puse unas de mi colección. Y con las que ella había traído le armé otra cosa que ya me pagó. El tocado le dije que no había problema en que me las pague cuando volviese de Mar del Plata. Pero todavía no vi la plata”, afirmó Vanessa.

Y agregó: “Yo pensaba cobrarle sólo la mano de obra pero después decidí cobrarle todo. Ella me llamó enfurecida diciendo que las plumas no eran las mías sino las de ella y que no me iba a pagar”.

“Ella me paga o me paga. Tuvo el tupe y la falsedad de regalar 50 mil pesos en el programa de Marcelo TInelli para hacerse la caritativa y no me paga los 3 mil pesos que me debe a mí. Si no lo hace, la voy a perseguir por el resto de su vida y le voy a cagar la carrera que no tiene. ”, amenazó. 


 


Y siguió despachándose: “Ella nunca va a ser vedette porque no tiene talento ni personalidad. Es linda, parece un brillante pero es un circón. Es una bardera de cuarta, una atrevida. Me llamó me insultó y me amenazó. Me dijo que esto me iba a salir carísimo cuando yo estoy reclamando lo mío. Ella me estafó en mi buena fe. Es una ordinaria y desagradecida”.

Y como si fuera poco la travesti aseguró que no le tiene miedo “ni a ella ni a la patota de su marido”.

Dejá tu comentario