El secreto de la provoleta a la parrilla

Gourmet

Cómo lograr una provoleta dorada por fuera y fundente por dentro, y un bonus track de tips para una parrillada de vegetales.

La provoleta es un queso hilado semiduro, que se corta en rodajas para poder asarla en la parrilla. De origen argentino, es uno ingredientes que le aporta cierta "elegancia" al asado. Su sabor es salado e intenso.

Se considera una provoleta perfecta cuando por fuera queda bien dorada y crujiente, mientras que por dentro es suave y blanda. En este sentido, el parrillero del restaurant Tribu, Federico Heredia, reveló en minutouno.com cuál es el secreto de la provoleta.

¿Cómo hacer provoleta a la parrilla?

  1. Debemos cocinarla a fuego muy fuerte, la parrilla debe estar bien caliente. Para darnos cuenta, al colocar la mano cerca no se debe soportar más de 5 segundos.
  2. Colocar la provoleta directamente sobre los hierros, cocinar un minuto y medio, levantar un extremo, girar ¼ en sentido de las agujas del reloj y presionar.
  3. Repetir esta acción tres veces más, luego de cada minuto y medio, para completar la vuelta y así queden los hierros marcados.
  4. Dar vuelta la provoleta y repetir del otro lado. En total serán unos cinco minutos de cada lado.
  5. Luego, colocar en una provoletera para que no se enfríe al llevar a la mesa y a disfrutar.

¿Qué hacer para que no se pegue la provoleta?

Para que la provoleta quede bien dorada por fuera y fundente por dentro, lo primero y más importante es contar con un queso de buena calidad.

De esta manera, no necesitará harina ni nada extra y se puede posar directo sobre la parrilla.

Algunas costumbres como pasarlas por harina o cocinarlas en una provoletera son útiles para quesos de menor calidad, que se notan blandos o se asemejan a un queso fresco.

¡BONUS TRACK!

Cómo hacer una Parrillada de vegetales

Para una parrillada de vegetales podemos asar zucchinis, zapallitos, zapallo y coliflor, además de los típicos choclos y morrones.

  1. Cortar con un grosor de 2 a 3 cm a lo largo o a lo ancho.
  2. Preparar poco fuego en las brasas e ir cocinándolos de a poco, tirándoles aceite de oliva y condimentando con una sal, pimienta molida y nuez moscada.
  3. La idea es que se vayan tiernizando despacio. El tiempo dependerá de cada verdura.
Embed

Dejá tu comentario