Los antivacunas ahora usan barbijos para protegerse de los vacunados

Mundo

Según los antivacunas hay que cuidarse de las personas que fueron inoculadas contra el coronavirus porque esparcen "veneno" y así evitar ser parte de los "exterminados".

Una nueva línea conspirativa comenzó a circular entre los movimientos antivacuna de Estados Unidos que sostiene que hay que cuidarse de las personas que fueron inoculadas contra el coronavirus, por lo que comenzaron a usar barbijo y a respetar el distanciamiento social.

Estos movimientos sostienen que las personas vacunadas "esparcen" proteínas peligrosas sobre las personas no vacunadas, causando en muchos efectos secundarios que van desde ciclos menstruales irregulares, infertilidad, hasta abortos espontáneos, según informaron diferentes medios norteamericanos.

Esta nueva y disparatada idea se suma a la ya popularizada creencia de que el coronavirus es parte de un plan mundial para despoblar el mundo y las vacunas son un arma de exterminio masivo.

Ante esta noticia, gran parte de la comunidad científica negó estas afirmaciones tendenciosas, pero dentro de los grupos de antivacunas comenzaron a usar barbijo, a respetar el distanciamiento y promueven todo tipo de remedios caseros o acciones para evitar caer dentro de los “exterminados”.

Ante esto, una influencer que pertenece a este movimiento negacionista llamada Sherri Tenpenny, motivó a sus seguidores en una transmisión en vivo en sus redes sociales a “mantenerse alejados de las personas a las que se les han administrado estas dosis para siempre”.

En esa línea, algunos médicos que respaldan a este movimiento, como el pediatra de Nueva York, Larry Palevsky, propusieron una cuarentena estricta para evitar tener contacto con personas vacunadas, a quienes señalan cómo: “los que han recibido el veneno”.

A pesar de que la teoría carece totalmente de fundamentos, el temor de quienes creen en ella es real y, hace unos días, una escuela privada en Miami prohibió a sus profesores vacunados interactuar con estudiantes no vacunados.

Dejá tu comentario