África atraviesa su peor momento de la pandemia por la Delta

Mundo

El continente fue sacudido con un millón de contagios en un mes. Tras países no recibieron ni siquiera una dosis de ninguna vacuna.

África se enfrenta a su peor momento desde el inicio de la pandemia, con un sistema de salud colapsado y en muchas zonas inexistente, una campaña de vacunación que transcurre lentamente mientras expertos imploran a otras regiones la donación de excedentes de dosis, y con una desnutrición del 20%. Todo transcurre en medio de un brusco incremento de casos de coronavirus por la propagación de la variante Delta,

África registró 1 millón de nuevas infecciones en el último mes, el tiempo más corto para un aumento tan grande, mientras que en la semana del 5 al 11 el país experimentó un incremento del 43% en las muertes. Además, se estima que la demanda de oxigeno es un un 50% mayor que en el mismo momento de 2020, cita Florencia Fazio para la agencia Télam.

Casi la mitad de los casos acumulados, 3 millones, corresponden a la región sureña, con Sudáfrica a la cabeza, mientras que un poco más de un cuarto del total, 1,7 millones, se contabilizan en el norte.

Parte del problema proviene de las nuevas variantes del virus, en particular de la Delta, entre un 30% y 60% más fácil de transmitir, según la OMS, y que en los últimos días fue detectada en 21 países del continente.

No obstante, todavía es posible viajar a muchos Estados africanos sin demasiadas restricciones, como a Kenia, donde se puede ingresar con un resultado negativo de PCR, si no se estuvo previamente en India.

En otros países, en cambio, la tercera ola de la pandemia de Covid-19 ya eclipsó a la segunda, con cifras semanales más altas que en enero, por lo que naciones como Ruanda, Uganda y Túnez se vieron obligadas a reintroducir restricciones, como prohibiciones de reuniones y eventos sociales y viajes no esenciales.

A nivel global, de las 811 millones de personas que sufrieron hambre en 2020, 282 millones pertenecen a África, de acuerdo a un estudio interagencial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que registró un incremento de 46 millones de personas subalimentadas en este continente en el último año.

A esto se suma la fragilidad de los sistemas de salud, con escasa energía eléctrica, protocolos o formación para sus campañas; el impacto del cambio climático en lugares como Mozambique, y la violencia a la que se enfrentan los civiles en Etiopía, en la región de Tigré, y en Chad, en la zona del Sahel, donde hay 5,4 millones de personas desplazadas.

Otro caso es el de Sudáfrica, el país africano con mayor desigualdad en la distribución de la riqueza y el más afectado por la pandemia, con más de 2,2 millones de casos y cerca de 65.000 muertes.

A la segunda semana de julio, Eritrea, Tanzania y República Árabe Saharaui Democrática todavía no recibieron ninguna dosis de vacunas; Nigeria, el país más poblado del continente con 209 millones de habitantes, apenas inmunizó al 1% de su población; y Chad comenzó a vacunar el pasado 4 de junio, medio año después que Europa.

Dejá tu comentario