Una ex amante del rey emérito Juan Carlos de España lo denunció en Londres por acoso y espionaje

Mundo

Piden una indemnización millonaria y que no pueda acercarse a menos de 150 metros de ninguna de sus residencias. La denuncia data de diciembre de 2020 e incluye a los servicios secretos españoles.

La ex amante del rey emérito Juan Carlos de España, Corinna Larsen, presentó una demanda ante el Tribunal Superior de Londres en la que acusa al monarca y al servicio secreto español por "acoso" y "espionaje" contra ella en el Reino Unido.

Pidió una indemnización millonaria y solicitó que su ex amante no pueda acercarse a menos de 150 metros de ninguna de sus residencias, informó el diario británico Financial Times.

La denunciafue interpuesta en diciembre del año pasado pero se dio a conocer recién hoy. La empresaria acusa al rey emérito y a los servicios secretos españoles de acosarla desde 2012 mediante amenazas, difamación y encubrimiento.

Larsen alega que la Agencia Nacional de Inteligencia de España, su entonces titular Félix Sanz Roldán, o personas que trabajaban en su nombre o en el de Juan Carlos, la pusieron a ella y a otras personas de su entorno "bajo vigilancia física". Esto "incluía un seguimiento vehicular y personal, con allanamientos en las propiedades en la que residía, además de sufrir el hackeo de sus teléfonos y computadoras".

Afirma también que fue amenazada por el rey emérito, quien presuntamente le dijo que “las consecuencias para ella "no serán buenas" si "no hacía lo que él quería”. Larsen denunció que Sanz Roldán también le dijo en una reunión en Londres en 2012 que no podía "garantizar su seguridad física ni la de sus hijos".

La mujer, nacida en Dinamarca y conocida también como Corinna zu Sayn-Wittgenstein, denunció públicamente en diversas entrevistas e incluso durante su comparecencia como testigo en un juicio en España, que el acoso y la persecución comenzó cuando terminó con su relación con Juan Carlos.

Al parecer, en el trasfondo del caso está un pago de 65 millones de euros en 2012 por parte de Juan Carlos a la empresaria utilizando fondos que se originaron con un regalo de 100 millones de dólares que recibió el entonces rey español por parte del difunto monarca Abdullah de Arabia Saudita en 2008.

Larsen aseguró que Juan Carlos le expresó que "quería asegurarse de que ella y sus hijos estuvieran bien, pero le preocupaba que su familia impugnara cualquier cosa que le dejara en su testamento, después de su muerte" pero posteriormente, le pidió que le devolviera el dinero "o que lo pusiera a su disposición". Cuando ella se negó, él la acusó de robar los fondos y la difamó ante su familia y socios comerciales, así como ante el rey Salman y el príncipe heredero Mohamed bin Salman de Arabia Saudita.

La mujer afirmó que eso supuso una pérdida de ingresos en su trabajo como "consultora estratégica", ya que trabaja con personas de alto poder adquisitivo y con empresas líderes de todo el mundo.

Según Larsen, Juan Carlos, le pidió que pagara un depósito por los gastos de servicio de unas 200.000 libras esterlinas de la propiedad, pero ella se negó.

Mientras tanto, la defensa de Juan Carlos I, aún no respondió al reclamo, aunque está por decidir si la justicia británica es competente para investigar a un exjefe de Estado de otra nacionalidad y que no vive en Reino Unido, señaló el periódico británico.

Dejá tu comentario