Francia conmemora el primer aniversario de su otoño violento

Mundo

*Se cumple un año de la muerte de los jóvenes que provocó una ola de violencia.
*Con distintos actos los franceses recordarán esos hechos.

Toda Francia conmemora hoy, con diversos actos, el primer aniversario de los hechos violentos que sacudieron al país durante varias semanas y que se desencadenaron luego de que dos jóvenes murieran electrocutados cuando escapaban de la policía. La situación obligó en aquel momento a decretar el Estado de Emegencia en el país europeo.

Una marcha silenciosa por las calles de Clichy-sous-Bois, ciudad cercana a París, abrió la jornada de homenajes a Bouna y Zyed que eran los dos jóvenes que fallecieron. Una investigación oficial demostró tiempo después que la Policía no perseguía a los jóvenes cuando se escondieron en la instalación eléctrica donde murieron, pero ya para entonces se había producido el estallido de violencia, que se extendió por 300 localidades de Francia durante tres semanas.

Esta ola de violencia se extendió irremediablemente y el resultado fueron miles de vehículos quemados e incendios provocados en colegios, gimnasios, tiendas o bibliotecas, con daños materiales cuantiosos.

En recuerdo a todos esos hechos en el Ayuntamiento de Clichy-sous-Bois se ha convocado a un recorrido de homenaje a los jóvenes fallecidos, con la colocación de una corona de flores en la instalación eléctrica donde fallecieron y la inauguración de una pequeña escultura en el colegio donde estaban matriculados.

Por la tarde, en un centro cultural de la localidad, habrá una sucesión de debates y actuaciones musicales hasta la medianoche para reflexionar sobre aquel suceso y contribuir al recuerdo de los fallecidos.

Pero otro problema aqueja a las autoridades francesas, ya que a un año de esas manifestaciones la violencia no ha cesado. En estos días se han registrado varios casos de ataques a autobuses urbanos en la periferia parisina, en los que encapuchados asaltaron el vehículo y, tras obligar a los pasajeros a desalojarlo, lo incendiaron.

Dejá tu comentario