Fingió su muerte pero 10 años después su familia lo encontró viviendo en Grecia

Mundo

Un italiano hizo realidad en 2013 el sueño de dejarlo todo e irse a vivir al Mediterráneo, pero esta semana su pasado le tocó la puerta.

Adamo Guerra tenía sus motivos para despedirse en 2013 con sendas cartas para su familia, sus amistades y hasta su trabajo: había contraído "una deuda con gente peligrosa" y pretendía quitarse la vida para ahorrar "el dolor de un funeral". Fue visto por última vez en la zona de Emilia Romaña, en el norte de Italia, y sus seres queridos pensaban que había cumplido su cometido.

Pero Adamo Guerra siguió respirando. Ya no en el norte de Italia sino en la localidad de Patras, la tercera ciudad más poblada de Grecia, que está ubicada en la península del Peloponeso.

Guerra, de 55 años, figura como ciudadano italiano radicado en Grecia y el dato se conoció recién cuando su exesposa empezó el trámite de divorcio, que de por sí era una situación rara para la mujer dadas las despedidas de su esposo en 2013.

"Fue abuelo y ni lo sabe", explicó Raffaella, la exesposa de Guerra esta semana en el programa "Quién lo ha visto" de la RAI, cuya producción se encargó de atar los cabos sueltos.

En 2013 Guerra se despidió de sus padres y les pidió que cuidaran de su esposa y sus dos hijas, por entonces de 12 y 16 años. "Ahora es el momento de terminar. Intentaré hacer bien este último paso para ahorraros el dolor de un funeral", escribió el comerciante.

adamo guerra italia grecia.jpg

Cuando su auto apareció abandonado en el puerto de Ancona (centro de Italia) los investigadores policiales determinaron que se había arrojado al mar y se había ahogado. Pero el cuerpo nunca apareció.

De hecho, pasó una década y recién cuando Raffaella intentó divorciarse de Adamo salió a flote la verdad, informó el sitio El Mundo de España.

"El abogado me llamó y me dijo que mi marido no era una persona desaparecida", dijo la mujer con esperable indignación. "No es un hombre, ni un padre", agregó tras mirar las imágenes en el programa "Quién lo ha visto".

En ese corto video Adamo Guerra le pedía al equipo del programa de televisión que no lo filamaran y que se volvieran a Italia sin decir que lo habían visto, lo que confirmó su identidad.

"No hay palabras para describir esto", agregó Raffaella, quien al principio pensó que alguien había robado la identidad de su difundo esposo.

Embed

Temas

Dejá tu comentario