Lula y Alckmin, debate y descalificaciones mutuas

Mundo

*Es el último debate antes de la segunda vuelta del domingo
*La única coincidencia entre ambos fue la vestimenta
*Se hizo en los estudios del canal O Globo

El presidente y candidato presidencial, Luiz Inácio Lula da Silva, y su competidor, Geraldo Alckmin, se descalificaron esta noche uno al otro con sutilezas en el último debate antes de la segunda vuelta electoral, este domingo.

El último encuentro cara a cara entre ambos candidatos fue en los estudios del canal de televisión Globo, el de mayor audiencia del país, al que Lula llegó como claro favorito en las encuestas, que le atribuyen una intención de voto cercana al 60 por ciento.

Respondieron a 12 preguntas del público que encarnaron las dudas de 80 electores "indecisos" elegidos por el canal Globo entre quienes así se manifestaron en las últimas encuestas del Instituto Ibope.

La única coincidencia entre ambos fue la vestimenta. Los dos se presentaron con sobrios trajes azules, camisas blancas y corbatas rojas.

Circularon libremente por el estudio, se acercaron a las personas que preguntaban y quedaron más de una vez frente a frente, mirándose a los ojos con firmeza y en plan de desafío, como suelen hacer los boxeadores antes de una pelea.

Las preguntas fueron sobre preocupaciones del ciudadano común, como educación, salud pública, transporte, saneamiento, jubilación, empleo y medio ambiente.

En cada respuesta, Lula intentó evocar su pobre cuna, recordó cuando caminaba cinco kilómetros para ir a su trabajo en una fábrica o cuando la casa se le inundó y el agua le llegó "hasta la nariz".

En todos los casos, defendió su gestión y atribuyó cada una de las deficiencias actuales al gobierno anterior, que presidió Fernando Henrique Cardoso, correligionario de Alckmin, entre 1995 y el 2003.

En cada pinchazo verbal contra Alckmin, Lula aludió siempre al "gobierno de ustedes", en un intento por igualarlo a Cardoso, de cuya gestión no guardan buenos recuerdos muchos brasileños.

Alckmin, a la defensiva, llegó a decir que "nunca" ha sido presidente, mientras que Lula "no ha cambiado en cuatro años nada de lo que critica".

Dejá tu comentario