Nueva York: vendieron la supuesta casa de Grace Kelly

Mundo

La propiedad llegó a estar valuada en más de US$ 48 millones pero después de una década en el mercado inmobiliario de Nueva York se vendió por US$ 25 millones.

Una casa del Upper East Side de Manhattan, en Nueva York, Estados Unidos, se vendió esta semana a un precio de película: US$ 25 millones por 1.144 metros cuadrados en los que alguna vez habría residido la princesa de Mónaco Grace Kelly.

Antes de entregarse a los brazos del príncipe Raniero III de Mónaco, Grace Kelly fue una aclamada actriz, con un Oscar en su haber y una larga trayectoria en Hollywood. Quizás por su glamour o por su trágico final todo lo relacionado a ella tiene un plus de valor, y puede que ese haya sido el motivo por el que se asoció su nombre a una casa de Nueva York que llegó a estar a la venta por US$ 48 en 2013, y que recién se vendió esta semana a una fracción de su precio máximo.

La propiedad es en realidad el resultado de dos casas de cinco pisos con fachadas disímiles que fueron unidas en 1947 para formar un frente de 10,60 metros de ancho, una marca para nada desdeñable en la Gran Manzana. En 2013 el broker Sergei Millian la ofrecía a 48 millones de dólares con la advertencia de que haría falta una inversión de otros US$ 10 millones para ponerla a la altura de otras propiedades de la zona.

Grace Kelly

El origen del mito de Grace Kelly fue un antiguo propietario de la casa, Paul Ender, un personaje del mercado inmobiliario de Nueva York que llegó a hipotecar la casa por US$ 15,25 millones de dólares con el cuento de que ahí habían vivido desde el músico y actor Harry Belafonte hasta el vicepresidente Nelson Rockefeller o el empresario George Soros.

Como era de esperarse, la casa y otras propiedades del portfolio de Ender fueron vendidas el año pasado como parte del paquete de quiebra presentado por la familia Ender. En 2021 fue comprada por un grupo de inversionistas.

Sin embargo, la lista de propietarios ilustres no sólo nunca fue corroborada sino que el sitio The New York Post se encargó de desmentir que Grace Kelly alguna vez haya vivido ahí con su marido, el príncipe Raniero.

Embed

Dejá tu comentario