Muerte y misterio: el crimen del cirujano en Tailandia habría sido premeditado

Mundo

Daniel Sancho, acusado de matar y descuartizar a un cirujano colombiano en Tailandia, aseguró que era "un rehén" en la casa del médico y se desligó de su mujer.

Daniel Sancho, un chef de 29 años que intentaba ser influencer gastronómico en Instagram, había comenzado en 2022 una relación con el cirujano Edwin Arrieta Arteaga, que lo había convencido de radicarse en Tailandia con él para hacer negocios.

El hombre, que es hijo del actor español Rodolfo Sancho, llegó a la isla tailandesa de Phangan el 1o de agosto pasado con la supuesta intención de romper su relación con Arrieta Arteaga. Dos días después mató a golpes al cirujano y descuartizó su cuerpo para tirar una parte en el mar y otra, a la basura.

Un amigo de Sancho aseguró a medios de España que el chef tenía una relación "que jugaba con mucho sentimiento, porque un día estaban bien, un día estaban mal" con el cirujano. "Nunca pensamos que esto hubiese pasado", agregó la fuente. que además precisó que la pareja tenía sus altibajos.

"Discutir, sí, sí. Como toda relación, sí, discutían. Eran dos tíos, eran dos tíos... El carácter de una persona, indiferentemente de la situación, te puede estallar en cualquier momento", señaló al canal español Antena 3.

Así quedó confirmada la relación entre Sancho y Arrieta Arteaga, aunque el chef español aseguró que el médico colombiano lo tenía "de rehén" en su casa de Tailandia, como en "una jaula de cristal" en la que le exigía un nivel de intimidad que él no buscaba, y que le costó su relación con Paula, su pareja.

"Fui a Tailandia porque venía mi novia. Ella no me va a esperar ni debe. Que sea feliz y siga con su vida. Llevábamos cinco años juntos", afirmó Sancho.

En vez, el chef quedó a merced del cirujano que, según su relato, lo tenía amenazado.

"Este hombre me tenía prisionero, estaba amenazando a toda mi familia. Si no hacía lo que me pedía... Me decía que ya sabía lo que era Colombia y lo que un hombre con 100 millones de dólares era capaz de hacer", aseguró a medios de España.

Arrinconado, Sancho habría ideado un plan que incluía ir a la guarida de su enemigo. El 30 de julio se mudó a Tailandia y el 1o de agosto estaba en Koh Phangan, donde hoy en día se encuentra detenido.

El sitio Bangkok Post informó que el 3 de agosto pasado Sancho golpeó a Arrieta Arteaga hasta matarlo, y que tras comprobar el crimen intentó deshacerse del cuerpo cercenándolo en 14 partes.

Luego metió parte de los restos en una heladera portátil que tiró al mar ese mismo día a bordo de un kayak que compró en la playa de Koh Phangan.

El resto del cuerpo, como los huesos de la cadera o las vísceras, los metió en un bolso de gimnasio y los repartió en varios contenedores de basura alrededor de la isla.

El proceso de deshacerse de 14 "paquetes" duró hasta las 3 del 3 de agosto con un último descarte en la playa de Haad Rin, a 45 minutos en moto del bungalow donde ocurrió el crimen.

Dadas las proporciones del territorio, eventualmente algunos trozos del cuerpo humano terminaron siendo visibles en el basural y así salió a la luz el crimen del cirujano colombiano.

Para ese entonces Daniel Sancho había estado en la fiesta de la Luna Llena con un par de amigas que había conocido en el hotel donde vivía.

Días después la Policía de Tailandia obtuvo el registro de una cámara de seguridad en las que se ve a Sancho en un supermercado comprando un cuchillo, una sierra, bolsas de basura y artículos de limpieza como guantes, detergente, una esponja y lanas de acero inoxidable.

Ese dato podría sostener la teoría de que el ataque a golpes ocurrido el 3 de agosto fue premeditado y no el resultado de un acto de autodefensa.

Embed

Temas

Dejá tu comentario