La ONU denunció que uno de cada 10 niños son sometidos a trabajo infantil

Mundo

Hay 160 millones de niños que sufren este flagelo, según informó la ONU este martes.

La ONU señaló este martes que acabar con las labores de los niños en el campo es clave para erradicar "la lacra del trabajo infantil" antes del 2025 y puntualizó que ese objetivo "requerirá acciones eficaces y un fuerte liderazgo".

A través de una publicación en su sitio web, la ONU apuntó que muchas familias no tienen otra opción, por lo que proponen ayudarlas para escapar al círculo y la trampa de la pobreza.

"Terminar con la lacra del trabajo infantil para el año 2025 requerirá acciones eficaces y un fuerte liderazgo", aseguró este martes el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, QU Dongyu.

Durante el discurso inaugural del Foro de Soluciones Globales sobre el Trabajo Infantil que se celebra de forma virtual entre hoy y mañana, QU Dongyu, destacó que en todo el mundo hay 160 millones de niños que sufren este flagelo, una cifra que representa a uno de cada diez menores.

Según los últimos datos, la mayoría de ellos, unos 112 millones, trabajan en producción agrícola, ganadería, silvicultura, pesca y acuicultura.

Por definición, se considera trabajo infantil al que priva a los niños de su infancia, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y mental. Es una grave violación de los derechos humanos, pero muchas familias vulnerables no cuentan con ninguna otra opción.

Aunque no toda ocupación laboral que realizan los niños se considera trabajo infantil, gran parte de él no es apropiado para su edad y puede ser peligroso o interferir en su educación, como los niños que trabajan en campos donde se han empleado plaguicidas o los que transportan cargas pesadas que atentan contra el desarrollo de su cuerpo.

Algunos de los factores clave que contribuyen al trabajo infantil en las zonas rurales son los bajos ingresos de las familias, las escasas alternativas de subsistencia y el limitado acceso a la educación, entre otros.

La eliminación del trabajo infantil para 2025 es el propósito de la meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Cuando solo quedan cuatro temporadas agrícolas para alcanzar esa meta, QU Dongyu destacó que es fundamental emprender acciones eficaces y "un liderazgo fuerte y coherente de las partes interesadas del sector agroalimentario de todo el mundo" para alcanzarla.

Por su parte, la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia esbozó algunas soluciones, que pasan por proporcionar apoyo a los ingresos de las familias vulnerables, mejorar la atención sanitaria y la educación, y ampliar la protección social y de la infancia.

"Si queremos marcar la diferencia para acabar con el trabajo infantil, debemos centrar los esfuerzos significativos en las zonas rurales y con las familias, donde la agricultura es una importante fuente de sustento", subrayó Henrietta Fore.

Dejá tu comentario