La hija de Gils Carbó recibió decenas de amenazas tras el procesamiento de su madre

13 de octubre de 2017

El Centro de Información Judicial publicó el número de su teléfono celular y provocó una catarata de acoso telefónico.

La hija de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, recibió decenas de mensajes intimidatorios e insultos en su teléfono celular luego de que su número fuera incluido en la nota que publicó este viernes el diario Clarín sobre el procesamiento de su madre.

Fuentes de la Procuración confirmaron que Alexia Alonso, la hija de Gils Carbó recibió "insultos y amenazas" en su teléfono, que se hizo público en el fallo del juez Julián Ercolini. Las amenazas serán denunciados ante la justicia penal la semana próxima.

El CIJ y Clarín publicaron el número de celular de la hija de Gils Carbó y desde entonces recibió cientos de amenazas

El teléfono de Alonso está en el fallo en el que el juez federal Ercolini procesó a Gils Carbó y fue publicado, sin medida de resguardo del dato, en el Centro de Información Judicial (CIJ) que depende de la Corte Suprema, y reproducido por Clarín.

Según las fuentes, las amenazas van a ser denunciadas y además se analizará si corresponde o no realizar una denuncia civil contra quienes difundieron el número.

Desde teléfonos "desconocidos", en uno de los llamados se escucha la voz de un hombre que le dice "corrupta" y "yegua". "Me dijeron que este es el teléfono de una karrupta (sic). Bonito lo tuyo. Espero que tu conciencia no te deje dormir. Yegua", dice el mensaje completo, según las fuentes.

Gils Carbó fue procesada por el juez Ercolini por supuesta administración fraudulenta en la compra de un edificio para el ministerio Público Fiscal

El número de Alonso apareció en el fallo de Ercolini porque para el juez está relacionado con una prueba de la causa, ya que hubo comunicaciones entre ese teléfono y uno de Arfinsa, la empresa que vendió el edificio que adquirió la Procuración General en 2013.

Son comunicaciones que se produjeron entre julio y octubre de 2012.

En su momento, el entonces abogado de la procuradora, Alejandro Rúa, presentó un escrito para aclarar que el teléfono sospechado era utilizado por la hija de Gils Carbó y que las comunicaciones eran con un amigo de ella de la época del colegio secundario.

Gils Carbó fue procesada por "administración fraudulenta" en la compra de un edificio para la Procuración General de la Nación, en la que actuó como intermediario el medio hermano de un subdirector de ese organismo.

Desde Justicia Legítima denunciaron una vez más las presiones ejercidas desde Casa Rosada sobre Gils Carbó

En tanto, la agrupación Justicia Legítima salió este viernes a respaldar a la procuradora en un comunicado que lleva el título "Basta de presiones" y en el que asegura que "una vez más, Justicia Legítima se ve obligada a recordar el respeto por la institucionalidad y el resguardo a la división de poderes".

"Las instituciones de la República tienen sus procedimientos para la renovación de autoridades, que no pueden depender de criterios antojadizos" disparó la agrupación contra la avanzada del gobierno nacional que comenzó en simultáneo con la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada el 10 de diciembre de 2015.

Temas