-

Tandil: un empresario fingió el secuestro de su sobrino para robarle a su hermano

26 de junio de 2019

Tiene 28 años y es el dueño de una firma de venta de casillas rurales. Lo detuvieron tras descubrir la maniobra.

Un empresario fue detenido acusado de haber simulado su propio secuestro, para el cual usó a su sobrino de 8 años con el fin de obtener dinero de su hermano. La estafa fue en Tandil por unos US$25 mil que la víctima pagó en enero de este año.

Además del empresario fueron detenidos dos acusados de haber actuado como cómplices del hecho, de 31 y 33 años.

Según informa La Capital, el empresario detenido fue identificado como Mariano Vizcay, de 28 años y es dueño junto a su hermano de una firma de venta de casillas rurales llamada El Yunque, quien el 18 de enero último denunció que fue secuestrado junto a su sobrino cuando salieron del cine.

Empresario detenido secuestro sobrino.jpeg
<p>Foto gentileza La Capital</p>

Foto gentileza La Capital

El caso comenzó a ser investigado por la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese) tras la liberación del empresario y, en la pesquisa, surgieron elementos que hicieron sospechar que se había tratado de un autosecuestro.

Vizcay tenía un problema de dinero con su hermano y se cree que esa fue la estrategia que empleó para obtenerlo, para lo cual además usó a su sobrino menor de edad.

Los arrestos los llevaron a cabo detectives de la Sub DDI de Tandil durante cuatro allanamientos en los que se incautaron 7 teléfonos, gorros de lana, cuellos polares, gorras, visera, guantes y plásticos, entre otros elementos.

El día del hecho, Vizcay salió del cine con su sobrino, de 8 años, y cuando ambos iban a bordo de su Ford Focus el auto sufrió una avería en un neumático, por lo que detuvo la marcha.

Según la versión inicial del hombre, en ese momento dos delincuentes lo abordaron, lo obligaron a subir con su sobrino al auto y conducir hasta la empresa familiar, situada en Colectora Pugliese 510.

Allí los captores robaron US$30 mil de una caja fuerte y dejaron atado al sobrino de Vizcay, tras lo cual siguieron la marcha con el empresario cautivo, según se creyó en un primero momento.

Embed

El niño fue hallado en el establecimiento por su propio padre, quien instantes después recibió un llamado de su hermano, quien le dijo que estaba secuestrado y que los captores querían una suma de dinero en dólares como rescate. Tras pactar la entrega de US$25 mil cerca de una plaza, Vizcay fue liberado.

Un dato que llamó la atención de los investigadores es que la supuesta víctima no quiso inicialmente declarar en la causa.

La Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese) intervino cuando la presunta víctima fue liberada, motivo por el cual no participó de ninguna instancia de negociación ni pudo monitorear las comunicaciones telefónicas entre los familiares y los captores.

No obstante, en base a evidencia obtenida, Vizcay terminó por decir que había pergeñado la maniobra por problemas económicos y le devolvió a su hermano el dinero del rescate, aunque no la suma robada de la caja fuerte de la empresa.

El empresario y los dos hombres acusados de haber actuado como cómplices fueron entonces detenidos y quedaron a disposición del fiscal Luis Piotti y el juez José Moragas, ambos pertenecientes al Departamento Judicial Azul.

Temas