Asesinó a su madre y a su tía, se cree un gato y quiere quitarse la vida porque lo bañaron

26 de septiembre de 2019

Gil Pereg mantuvo una identidad falsa durante algún tiempo a su llegada a Mendoza, pero pronto salió a la luz su verdadero ser.

Uno de los abogados de Gil Pereg, el ex soldado israelí acusado de asesinar a su madre y a su tía en Guaymallén, Mendoza, aseguró que su representado quiere quitarse la vida porque se cree gato y lo bañaron en la cárcel donde está confinado desde principios de año.

Gilad Saroussy Pereg, de 36 años, nació en Israel y adoptó otro nombre al mudarse a Mendoza en 2007: se hacía llamar Floda Reltih (anagrama de Adolf Hitler) y en algún momento tuvo una rotisería.

Su tía Lily Pereg, de 54 años, y a su madre, Pyrhia Saroussy, de 63, viajaron a la Argentina en enero de 2019 para visitarlo pero desaparecieron el 12 de ese mes, y el ex soldado aseguró que habían sido secuestradas.

La Policía Científica encontró los cuerpos de las dos hermanas cuatro días más tarde, tapados con piedras y ramas en su predio de la calle Roca al 6000. Habían sido asesinadas, una a tiros y la otra, a golpes.

Madre y tia de Gilad Pereg
Gilad Pereg mató a su tía a tiros y a su madre a golpes.
Gilad Pereg mató a su tía a tiros y a su madre a golpes.

Cuando la policía detuvo a Pereg, el hombre empezó a maullar cual gato enfurecido. De hecho vivía con 37 felinos en su casa, a quienes consideraba sus "hijos".

Hoy Pereg está confinado en una cárcel de Mendoza donde el personal habría tenido que bañarlo a pedido de otros reclusos por su falta de higiene: se cree gato, anda desnudo y araña a cualquiera que se le acerque, informó el sitio Los Andes.

Su abogado Maximiliano Legrand afirmó que fue golpeado y esposado para el baño. "Ellos saben que le tiene fobia al agua, y nos llamó muy exaltado diciendo que se iba a suicidar porque lo habían bañado", explicó el letrado al Canal 9 de Mendoza.

"Nos dijo que iba a dejar de comer, que se iba a dejar morir", afirmó el letrado, porque su representado es "un paciente psiquiátrico" que "tiene una patología con respecto al agua" por lo que sus defensores presentaron un Habeas Corpus para "proteger su integridad física".

Legrand y su equipo ya habían pedido en marzo de este año el traslado de Pereg a un centro psiquiátrico y ahora reiteraron el reclamo para que vaya a un establecimiento de esas características, o "a un penal de máxima seguridad".

Temas