¿Nazarena Vélez tenía razón? Denuncian a Daniel Agostini por "hechos de violencia"

05 de diciembre de 2008

*Aunque nunca la maltrató físicamente, la pareja del cantante, Giselle Miramontes, relata duros episodios como el día en que la dejó encerrada en su casa para ir a jugar al bingo.

Giselle Miramontes y Daniel Agostini son pareja desde principios del 2006 cuando se conocieron en el programa “Sin límites SMS” de Gerardo Sofovich. Ella, rubia y muy parecida a Nazarena Vélez, era la secretaria del jefe. Él, fue invitado a participar del ciclo e inmediatamente se enamoraron.

No pasó mucho tiempo que la parejita ya estaba conviviendo en la casa del cantante en Tigre. La rubia decidió renunciar a su trabajo para avocarse de lleno en su familia y estar al lado de Daniel. Pero los roces y peleas no tardaron en llegar y, según parece, la cosa se puso fea.

“En el último tiempo se puso muy irritable y me cela mucho. Si bien nunca me maltrató físicamente, sí lo hizo psicológicamente. Me dice que soy una fracasada, un gato, una trola, una pu…, cuenta Giselle en una entrevista a la revista Paparazzi.  

La rubia reconoce que al principio la relación era excelente, y aunque siente que entre ellos se aman, la relación no puede seguir así. Porque una de las trabas principales, es que el ex Sombras no la deja trabajar. “Una vez me ofrecieron estar en la peli “Los Superagente” con Flor de la V, y no lo hice porque Daniel no quería que muestre la cola”, relata.



Momentos duros en la relación. En una de las peleas, Agostini se enojó tanto con la rubia que trabó la puerta de calle y se fue en su auto con las llaves de ambos. “Apagó el celular, agarró el auto y se fue, sin decirme a dónde. Volvió al otro día diciendo que había pasado la noche en el bingo”, explica Giselle.


 


Pero durante una visita al programa de Jorge Rial, la pareja, ya más calmada, explicó de dónde salieron esos cuentos. "Si ella me lastima yo la lastimo a ella y así viceversa", explicó tranquilamente el cantante, mientras su novia retorcía sus labios en cámara.


 


Agostini arremetió contra el periodista de la revista Paparazzi que hizo la nota porque Miramontes no tenía experiencia en ese campo y "en tres años de relación nunca salió a decir esto" en la primera entrevista que dio. Si sólo hubiera querido prensa, razona Agostini, "se hubiese colgado antes" de su "popularidad", pero por suerte, Miramontes quiere hacer una carrera "como la gente".


 


La rubia declaró que estaba decidida a iniciar la separación, aunque él no quiera. Además, está dispuesta a contarlo todo, con tal de terminar estos días de calvario en su vida. Porque, al fin y al cabo, Giselle le da un poco la razón a Nazarena… ¿Se repite la historia?.