El neoliberalismo es enemigo del catolicismo

El director de la Consultora Equis ve "un claro intento de la oposición por apropiarse de la figura de Francisco" aunque asegura que el discurso del nuevo Papa va en sintonía con las políticas que implementa el gobierno nacional.

Escribe Artemio López (*)

Hay un claro intento de algunos sectores de la oposición por apropiarse efectivamente de la figura del Papa Francisco. Estos se percibe fundamentalmente en el PRO que lo hace de una manera bien explícita pero también en algunas figuras del espacio circundante al macrismo como puede ser por ejemplo el que encabeza el diputado nacional Francisco de Narváez.

El PRO lo hace de una manera muy ostensible empapelando la ciudad de Buenos Aires con las banderas papales.

Sin embargo más allá de las intenciones con que lo hagan no veo que esto redunde en un impacto electoral que beneficie a una oposición que por el contrario se sigue fragmentando de manera notable.

En términos electorales no aparece ninguna novedad. Por el contrario lo que se observa es una tendencia a avanzar en una mayor dispersión todavía dentro de la oposición tanto en la ciudad de Buenos Aires como en el resto del país.

El curso de acción que abrió Francisco a partir de sus primeros mensajes están íntimamente vinculados a la inclusión social, a la lucha contra la pobreza, a brindarle una mayor visibilidad a los problemas sociales y a la lucha contra la especulación y el materialismo. Temas claves y tradicionales en el discurso católico y que están claramente incorporados al discurso y líneas de acción del gobierno nacional. Razón por la cual parece no tener mucho sentido este intento de la oposición por apropiarse de la figura del Papa.

Lo que sí existe es una apropiación de la simbología. Pero fundamentalmente sabemos que en la Argentina, las ideas neoliberales que encarnan estos sectores de la oposición, constituyen un ideario que tradicionalmente combatió el catolicismo y en especial ese sector que hoy encarna el para Francisco que mantiene un compromiso directo con los pobres.

El neoliberalismo es una ideología históricamente enemiga del catolicismo con lo cual todos los intentos de apropiación de la figura papal por las fuerzas políticas que intentan desplegar este proyecto son en vano. Se trata pura y exclusivamente de especulación electoral.

Por supuesto el plano cambió para todos. No sólo para los actores sociales y políticos de la Argentina sino también para el propio Jorge Bergoglio. Hoy es el Papa. No va a tener intervención en la política doméstica. De hecho ya se ha negado explícitamente a viajar a la Argentina durante este año electoral para que nadie se confunda y no haya ninguna señal en ningún sentido.

No va a intervenir en la política Argentina además porque Francisco tiene un tema específico que resolver al interior de la propia Iglesia católica que tiene una complejidad notable. Lo que sí va a hacer, y lo señaló desde su designación, es mantener su compromiso con los pobres con lo cual mi perspectiva es que el despliegue de la política del gobierno nacional se verá reforzada por esta nueva circunstancia.

(*) Director de la Consultora Equis

Dejá tu comentario