Memorándum con Irán: Fiscal de Casación aseguró no hubo delito por lo que no debería realizarse el juicio

Política

Las querellas insisten en elevar la causa a juicio, algo que ahora deberá resolver la Cámara de Casación Penal.

El fiscal general Javier De Luca se pronunció por no realizar el juicio oral en la causa del Memorándum con Irán al considerar que el resultado del mismo conducirá a la absolución de los acusados, entre ellos la vicepresidenta Cristina Kirchner. De Luca, fiscal ante Casación Penal, desistió del recurso para que ese tribunal revise los sobreseimientos dictados por un tribunal oral.

“No existe necesidad alguna de realizar el debate oral y público que se reclama, porque su realización no podría arrojar ningún otro resultado que la absolución por atipicidad de las conductas, es decir, un resultado equivalente al sobreseimiento aquí recurrido”, concluyó el fiscal.

De todas maneras, las querellas insisten en la realización del juicio, algo que deberá resolver Casación.

Semanas atrás, el fiscal Marcelo Colombo había apelado el sobreseimiento de Cristina Kirchner y del resto de los imputados en la causa del Memorándum con Irán, en un recurso que se sumó a la ofensiva de las querellas de la DAIA y de los familiares. De Luca, superior ante Casación, no sostuvo el recurso.

Ahora la Sala I de la Casación Penal tiene en sus manos resolver sobre la decisión del Tribunal Oral Federal 8 (TOF 8) que evaluó que no hay delito que juzgar.

El tribunal oral dispuso el sobreseimiento de Cristina Kirchner, Eduardo Alberto Zuain, Carlos Alberto Zannini, Oscar Isidro Parrilli, Angelina María Esther Abbona, Juan Martín Mena, Andrés Larroque, Luis Angel D’Elía, Fernando Esteche, Jorge Alejandro Khalil, y Ramón Héctor Allan Bogado. Pero la resolución fue recurrida, lo que obligará a Casación a pronunciarse nuevamente.

El caso fue iniciado por denuncia del fiscal Alberto Nisman, fue archivado por todas las instancias y luego fue reabierto recurriendo a una causa melliza impulsada por dos familiares, Luis Czyzewski y Mario Averbuch, y la DAIA, que el entonces juez Claudio Bonadio avaló con graves imputaciones.

La reapertura fue posible por la actuación de la Cámara de Casación, con los votos de Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, quienes, según se supo este año, visitaban al ex presidente Mauricio Macri en la quinta de Olivos.

Para la justicia no hay delito, el Memorandum nunca entró en vigencia y las alertas rojas contra los funcionarios iraníes sospechados nunca se dieron de baja.

“La reapertura de una causa que estaba fenecida -bajo la excusa de nuevas calificaciones legales y de la supuesta necesidad de probar móviles o propósitos inconfesables- generó una seria lesión constitucional al principio de cosa juzgada y a la prohibición de la doble persecución penal”, argumentó el fiscal De Luca.

Embed

Dejá tu comentario