Tolosa Paz con Gollan y Santilli contra Manes afrontan la madre de todas las batallas en la Provincia

Política

El Frente de Todos y Juntos –como se autodenomina ahora el macrismo– ya tienen sus precandidatos bonaerenses para las PASO del 12 de septiembre.

Según se dice, es en territorio bonaerense donde se libra la madre de todas las batallas electorales, y es en la provincia que gobierna el Frente de Todos (FdT) donde cada frente y partido suele poner "lo mejor que tenemos", afirman.

Por el lado del oficialismo provincial y nacional, este sábado fueron presentados formalmente sus precandidatos a diputados nacionales: de la mano de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner fueron confirmados Victoria Tolosa Paz y el actual ministro de Salud Daniel Gollán encabezando la lista.

Esa unidad electoral que muestra el peronismo no pudo ser replicada por el macrismo, que de Cambiemos pasó a Juntos por el Cambio y ahora se denomina Juntos en la provincia de Buenos aires.

Por un lado aparece el actual vicejefe de Gobierno porteño (ahora en uso de licencia), Diego Santilli, quien viene a "conquistar la provincia" con el aval de su superior directo, Horacio Rodríguez Larreta, luego de la defección de la exbonaerense María Eugenia Vidal, que eligió refugiase en territorio porteño.

Pero no le será fácil a Santilli superar las Primarias. En frente, un radicalismo bonaerense que pretende levantar cabeza luego de años subsistiendo a la sombra del PRO, le plantó su precandidato: Facundo Manes.

Algunos analistas y, sobre todo, radicales convencidos aseguran que el neurocientífico tiene "buena imagen y llegada" a la población y ello redundaría en un importante caudal electoral entre seguidores e independientes, principalmente.

Si con el desembarco de Santilli el macrismo puro –o el larretismo puro, mejor dicho– pone lo mejor que tiene en la provincia, la UCR se juega por entero con un radical independiente –no orgánico– como Manes. A la noche del 12 de septiembre se podrá hablar de una "resurrección" del radicalismo o de su definitivo ostracismo político-electoral.

Dejá tu comentario