Alak: "No denunciamos a caceroleros, sino a violentos"

Política

El Gobierno aclaró que "nadie puede confundir una amenaza de muerte con el ejercicio del derecho a la protesta".

El ministro de Justicia, Julio Alak, afirmó que "nadie puede confundir una amenaza de muerte con el ejercicio del derecho a la protesta", en referencia a las amenazas que recibió el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno .

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación denunció ante la Justicia federal que Guillermo Moreno es víctima de amenazas de muerte con tono mafioso e instigación a la violencia por parte de un grupo organizado de personas que, a través de Internet, están difundiendo un afiche digital que incluye la figura de Moreno en un féretro, con una herida de bala en la frente.

Al respecto, Alak indicó que "los denunciados son personajes conocidos. No damos el nombre para no dificultar la investigación, pero han participado en otro tipo de acciones intimidatorias." "No denunciamos a los manifestantes conocidos como `caceroleros`, sino a quienes están amenazando al secretario de Comercio Interior, a personajes violentos", agregó.

"Esto no es denunciar ni criminalizar la protesta social. Este Gobierno jamás ha criminalizado la protesta social. Las acciones denunciadas configuran una incitación a cometer un delito", sostuvo el ministro. "No es un tema ideológico. Se ha cometido un delito que la justicia tiene que investigar. No podemos permitir que esto se repita porque pueden terminar en hechos que vamos a lamentar mucho", afirmó.

"Publicar en Internet la foto de un funcionario falseada para presentar una persona muerta con un tiro en la frente en un ataúd es incitar a cometer un asesinato. Esto no lo podemos tolerar con un funcionario ni con ninguna otra persona", remarcó.

Alak dijo que "esa acción alienta a que se agreda físicamente a un funcionario público. Estos personajes le dicen al país: matemos a Moreno. Nadie puede confundir una amenaza de muerte con el ejercicio del derecho a la protesta".

"Los denunciados no son caceroleros. Instigan a la violencia y a la muerte de una persona", recalcó. Al respecto, indicó: "Queremos que la justicia realice una rápida y profunda investigación. Debe investigar estas conductas, que son delictivas y absolutamente antidemocráticas."

La presentación fue efectuada por Alak ante el Presidente de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, Martín Irurzun.

El funcionario nacional precisó que los hechos denunciados configuran los delitos de amenazas, incitación a la violencia e intimidación contra un funcionario público agravada, tipificados en los artículos 149 bis, 212, 237 y 238 del Código Penal.

Moreno es sometido desde hace varios días, a través de diferentes redes sociales, a amenazas de muerte, lo que se evidencia en la imagen aludida, que lo muestra muerto, con un disparo en la frente. Las intimidaciones son, además, fomentadas mediante una innumerable cantidad de mensajes que alientan a concretar el hecho.

Alak, que concurrió a la sede de los tribunales federales de Comodoro Py 2002 acompañado por el secretario de Justicia, Julián Álvarez, aportó  material probatorio para respaldar la denuncia
formulada.

Dejá tu comentario