La comunidad Wichi denunció amenazas ante su intento por frenar el desmonte en Tartagal

Política

La comunidad Territorios Originarios Wichi asegura que a pesar de las medidas judiciales que le dio la razón volvieron las topadoras y camiones para seguir con el desmonte.

La comunidad Territorios Originarios Wichi de Tartagal, Salta, denunció amenazas luego de que denunciaran que empresarios agropecuarios retomaron las tareas de desmonte para ganar tierras para la explotación de soja y la cría de ganado.

Aunque el desmonte en la zona se remonta a fines de la década del '90 de la mano del paulatino proceso de sojización de la zona y emprendimientos forestales y ganaderos, el proceso de desmonte se profundizó a partir de 2017 y la "frontera" de la tala y depredación de monte ya llegó al borde de los límites de la comunidad Wichi.

Desde ese momento, la comunidad dio inicio a un proceso de resistencia, mediante diferentes acciones, tanto jurídicas como comunicacionales, con el acompañamiento de la organización de mujeres indígenas ARETEDE y Radio Comunitaria La Voz Indígena.

Así desde 2019 rige una medida cautelar de no innovar que puso freno al desmonte.

A pesar de ello desdela comunidad Wichi denunciaron que este año "se retomó la tala del monte y el ingreso de camiones que se llevan gran cantidad de especies consideradas invaluables para la comunidad", puesto que los árboles, animales y demás componentes del monte, son parte integrante de sus vidas como comunidad wichi. "Es decir, que no son un ente inanimado, todo lo contrario, son seres con los que comparten la vida y que tienen una existencia más allá de la separación entre naturaleza/cultura", explicaron.

Ante la decisión de frenar una vez más el desmonte que infringe la orden judicial de no innovar, tanto los integrantes de la comunidad como una antropóloga que trabaja con ellos fueron amenazados por diferentes personas cercanas a los emprendimientos madereros y sojeros. Estos hechos ya fueron denunciados también ante la policía.

Las tierras que ocupan les fueron reconocidas como propiedad de la comunidad y hoy están amenazadas ante el avance sojero.

Luego de una larga espera, el 10 de marzo pasado técnicos del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas hicieron entrega de la carpeta técnica territorial, mediante la resolución 2019/58 publicada en el Boletín Oficial, que reconoce 593 hectáreas de posesión comunitaria correspondiente al uso tradicional, actual y público del territorio.

La resolución del INAI, establece que “se reconoce la ubicación actual, tradicional y pública, de la comunidad Territorios Originarios Wichi, perteneciente al pueblo Wichi, ubicada en el departamento San Martín, provincia de Salta, respecto de la superficie georeferenciada”.