Denunciaron un abuso sexual en un colegio de Mar del Plata

Sociedad

Una alumna de quinto año del Colegio Leloir de Mar del Plata denunció a su compañero de clase por abuso sexual y los directivos no lo apartaron del grupo.

Kaylene, una alumna de quinto año del Colegio Federico Leloir de Mar del Plata, denunció públicamente y ante la justicia a uno de sus compañeros que la sometió a un abuso sexual durante la celebración del "último primer día" de clases, que fue en marzo de este año en la casa de uno de los estudiantes.

El primer paso de Kaylene para denunciar el abuso sexual fue hablar con la directora del colegio, pero la mujer decidió no expulsar al muchacho. En vez, el estudiante empezó a tomar clases virtuales por presión del resto del alumnado, que hizo sentadas y protestas en la zona de Güemes.

Debido a la pandemia Kaylene y sus compañeros pasaron la primera mitad del año lectivo separados en burbujas, por lo que la joven no estaba obligada a ver al abusador. Pero cuando volvieron las clases presenciales con el curso completo la joven se tuvo que enfrentar a la realidad.

"Hace dos meses unieron las burbujas todas juntas. Al principio me sentía muy incómoda, no fui a hablar porque no tenía ningún problema, en ese sentido de que no era tan incómodo, pero estaba tratando de llevar el año de la mejor manera para mí y para mis compañeros. Pero mis compañeros se sintieron incómodos, me pidieron que por favor haga algo al respecto", contó la joven a C5N.

abuso mar del plata

"Fue mi tía a hablar para que lo cambiaran de curso y el colegio lo único que le dijo es que como no pasó dentro del colegio no iban a poder hacer nada al respecto y que bancara estos dos meses. Después estuve faltando al colegio porque no me sentía cómoda. Falté dos semanas casi. Hasta que me decidí a hablar", relató.

"Me dijeron que no iban a hacer nada, que como no había un papel de la justicia que diga que yo no podía estar cerca de él no iban a hacer nada. Tuve un ataque de ira en el curso y dije cosas que eran... dije en palabras bastante fuertes que no quería compartir el curso con un violador", recordó Kaylene.

Romper el silencio un mes después del ataque fue difícil, pero dio el pie para que otras alumnas del colegio le revelaran lo que el mismo joven les había hecho: así salieron a la luzotros hechos de acoso sexual, amenazas de muerte y abuso sexual.

"Me empezaron a llegar mensajes de personas que fueron víctimas de acoso por este chico, que yo también lo sufrí, diciéndome que sentían que las manoseaba, a una de las chicas le dijo que iba a publicar fotos íntimas suyas, a otra la amenaza de muerte hace dos años atrás. Todo esto el colegio siempre lo supo, hace dos años lo sabían. Sabían que era un potencial violador, un violento, un enfermo. Eso me incentivó a hablar. Por las futuras víctimas. Este chico tiene redes sociales, sigue acosando a chicas", sentenció Kaylene.

El abusador miró las protestas en su contra a través de las redes sociales. "No siento intimidación, estoy orgullosa de que lo haya visto", acotó la joven, que cuenta con el apoyo de sus compañeros.

"El día que me pasó lo de la violación salí del baño y le fui a pedir ayuda a mis compañeras, mis amigas no me creyeron y eso me mantuvo callada, cerrada a hacer algo. Por mucho tiempo yo no quería creer que había sido violada. Pero fue así", agregó.

El abuso sexual sufrido por Kaylene se suma a una situación denunciada por alumnas de segundo año, y "la respuesta de la directora fue que a la edad de ellos, 12 o 13 años, hay más acoso de las chicas a los chicos que de los chicos a las chicas", señaló la joven, que recordó que durante la primera conversación en la Dirección del Colegio Leloir sintió la falta de apoyo y otras intenciones.

"Me trataron de convencer de que no hable con cosas como 'qué feo sería que todo el mundo esté hablando de vos o que la gente se entere de algo tan íntimo que te pasó', como tratando de manipularme. Lo que no quieren lastimar es la imagen del colegio", sentenció.

La denucia por abuso sexual fue radicada en bril, pero Kaylene aún no fue convocada a declarar en Cámara Gesell, como corresponde por ser menor de edad.

"Obviamente me revisaron, pero ya había pasado un mes, o sea que no pudieron sacar prueba de eso. Por parte de él nunca me comuniqué con él después de lo del UPD. Sí me comuniqué con él en el momento, al día siguiente, preguntándole qué había pasado. Tengo capturas. Lo reconoció en ese momento, me lo dijo por mensaje, tenía un audio pero eliminé la conversación. No lo tengo y la justicia necesita el audio", convino.

"A él la justicia lo citó, citó a mis compañeros que estuvieron en el UPD, fueron a declarar. A mis amigas les negó todo. Lo que él está diciendo hoy en día fue que yo no había tomado tanto alcohol", aseguró.

"La verdad es que fue la primera vez que había tomado alcohol, estaba inconciente y él se aprovechó de eso, y que solamente fue un manoseo, lo cual él sabe perfectamente que no fue así. Me siguió hasta el baño, incluso, fue todo muy horrible. El sabe lo que hizo y él me violó a mí y después siguió acosando chicas. A una le dijo que si no le mandaba más fotos íntimas iba a publicar sus fotos en redes sociales. Hasta que no termine una chica muerta esto no va a parar. Amenazó de muerte a una conocida", recordó.

De momento, mientras avanza la justicia, el alumnado del Colegio Leloir se unió en contra del individuo señalado por Kaylene y otras chicas como un abusador y acosador.

Dejá tu comentario