Antonio Fernández Llorente: "A la larga se impone la verdad"

Sociedad

La tendencia se ratifica mes a mes. En julio, C5N fue la señal de noticias más vista del país en el prime time, la franja de lunes a viernes entre las 18 y las 24.

Con una renovada y afianzada programación y la puesta en marcha de tecnología de última generación, C5N sigue apostando por un periodismo de calidad para contar la realidad política y económica de la Argentina. Con esa propuesta, en el horario más competitivo de la televisión, C5N fue líder con 2,37 puntos promedio, según los registros de Ibope.

Antonio Fernández Llorente conduce El Diario junto a Víctor Hugo Morales y Agustina Rivas, de lunes a viernes de 17 a 20. “Vos podés opinar de una manera, pero el hecho es sagrado”, es una de las premisas que el experimentado periodista señala como clave de este suceso.

¿Por qué creés que C5N es líder entre los canales de noticias en el prime time?

Porque tenemos una opinión diferente, porque mostramos las cosas como son y tenemos una opinión bastante crítica. A la larga se impone la verdad, somos muy respetuosos del hecho. Las opiniones van y vienen, vos podés opinar de una manera, pero el hecho es sagrado. Si vos lo respetás, se genera la credibilidad suficiente para que te miren y se fidelicen con el prime time del canal.

¿Qué significa C5N para vos?

-Fue volver a, como se dice en la jerga, las grandes ligas. Me fui de El Trece en el 2000, estuve en el 7, estuve en el Nueve y en el Canal 26. Estaba muy cómodo hasta que decidí no estar más cómodo, y entré acá y fue como volver a vivir el periodismo, volver a la mística. Me encantó y para mí significa mucho. Para que te des una idea, cuando fue la reforma jubilatoria de Macri yo pedí ir al móvil, porque me sentía renacido en el periodismo.

¿Cuál es la propuesta de El Diario?

Siempre respetando el hecho, después podés opinar. El hecho y la verdad por sobre todo. Lo que pasa con muchos medios es que tergiversan el hecho. Hoy se da una particularidad que, frente al mismo tema, te encontrás con opiniones diferentes. Pero acá lo que ha ocurrido con algunos canales es que han omitido lo que pasó, y empiezan a opinar o falsear una realidad, o la reinventan, y la realidad no se reinventa. Lo que pasó, pasó. “Qué, quién, cómo, cuándo y dónde”, son las fuentes. Nosotros lo respetamos y creemos que hay que respetarlo a morir.

¿Cómo se combaten la desinformación y las fake news?

No hay manera porque la sociedad está en un Boca y River. Yo en lo personal soy de Racing, pero la sociedad es Boca y River, entonces es muy difícil. Quien nos mira a nosotros no mira TN ni LN+, pero quien mira LN+ a nosotros no nos mira. La diferencia quizás esté en que nosotros para saber cómo actúan quienes piensan distinto los miramos y los escuchamos, ellos no. Hay una parte de la sociedad que está buscando quien le endulza la oreja y va a eso, a su dulce. Y hay un dato de la realidad: hay una banda de mentirosos, que se la pasan mintiendo o que hacen hincapié en lo único que es malo. Cuando vos decís que en la Argentina murieron más de 100 mil personas, pero no decís cuántos murieron en Brasil, Chile y Estados Unidos… Si vos decís “son tres Malvinas” pero no contás cuántos Vietnam, estás mintiendo o tergiversando una realidad. Hay un sector de la sociedad que es anti y le encanta escuchar eso. Eso, hoy, es muy difícil.

¿Cómo fue hacer periodismo durante el gobierno de Mauricio Macri?

En particular para nosotros, tremendo. Cuando detienen a Cristóbal (López) y a Fabián (De Sousa), sabíamos que venían por nosotros. Entonces en una asamblea dijimos “vamos a resistir”, y resistimos. Marchamos, fuimos a la marcha del 24 de marzo con una solicitada para lograr la cuenta inembargable. Decidimos resistir. Hemos tenido presión por teléfono, nos llamaban los funcionarios, Macri fue muy perverso con nosotros, muy perverso, fue muy difícil trabajar. Era trabajar con una presión tremenda, este canal no tenía pauta oficial, era dificilísimo. Más allá del daño que hizo Macri durante el gobierno, a nosotros en particular el daño fue muy fuerte.

¿Cómo vivís el compromiso de contar la realidad?

Para mí es la esencia del periodismo. A mí me tocó cubrir cuando explotó la fábrica de Río Tercero, y vos no podías omitir que explotó; vos no podías omitir que mataron a María Soledad Morales; o que la colimba termina por la muerte de Carrasco. El hecho es el hecho, es sagrado. Me acuerdo de la muerte de Carrasco y me toca entrevistar a un general, Díaz se llamaba, que era el encargado de la zona de Neuquén. Estaba la desaparición de Carrasco todavía y me dice cuatro horas antes de que aparezca el cuerpo que había aparecido un cadáver en el Regimiento de Zapala. Nosotros lo contamos y se armó un lío bárbaro, pero tenés que contar el hecho. En el caso Coppola, por ejemplo, yo fui el primero que contó que las testigos se acostaban con los policías encargados de investigar. También se armó un lío bárbaro, pero es la realidad, te guste o no te guste. Cómo yo le dije al oficial de policía: “No te hubieses acostado flaco, para qué te acostaste con una testigo”. Cuándo contábamos que el juez era un delincuente que quería detener a Maradona, y era verdad… Si no te gusta, no hubieses inventado una causa. Siempre respetar las cosas cómo son, después podés opinar: si está bien o está mal, si te gusta o si no te gusta, te podés indignar frente a la muerte, lo que vos quieras.

Antonio Fernández Llorente C5N Prime time

Dejá tu comentario