Confirman procesamientos a ex agentes del Batallón 601

Sociedad

Las víctimas fueron Alberto Martínez Blanco, fallecido y su cuñado Ricardo Tomasevich.

La Cámara Federal confirmó este martes el procesamiento de dos ex represores, agentes del Batallón 601 del Ejército, Rubén Osvaldo Bufano y Arturo Ricardo Silzle, por secuestros extorsivos de empresarios y hombres de negocios ocurridos en los primeros años de la década del 80.

Se trata del secuestro y torturas de los que fueron víctimas Alberto Martínez Blanco, fallecido, y su cuñado Ricardo Tomasevich, dos financistas de la city porteña por un hecho ocurrido el 20 de septiembre de 1980.

Los comerciantes que se desempeñaban en el mercado financiero, fueron interceptados por un automóvil Ford Falcon en el que viajaban de cinco a seis personas armadas, que dijeron pertenecer a las fuerzas de seguridad.

Según surge del expediente, durante su cautiverio, los sometieron a golpes, descargas eléctricas y otros tratos violentos; permaneciendo en el encierro con sus ojos vendados. Martínez Blanco fue liberado para conseguir el dinero del rescate de Tomasevich (U$S 680.000), que finalmente pagó, a cambio de la soltura de éste.

La investigación sobre Bufano y Silzle comenzó en 2005 por una denuncia de las víctimas. El hecho fue considerado de lesa humanidad y ambos acusados fueron procesados por el juez Sebastián Casanello. La medida fue ahora confirmada por la Sala II de la Cámara.

Cómo se llegó a los autores de los delitos:

Se partió de una premisa que había sido introducida por el denunciante, que la similitud entre este hecho y el secuestro del que fuera víctima el financista David Koldobsky a principios de 1981 hacía pensar que los mismos ejecutores podrían haber estado involucrados. La instrucción relativa a ese acontecimiento tramitó oportunamente en el fuero de instrucción y fue incorporado a este expediente.

Por ese caso, fueron detenidos -en Suiza- Rubén Bufano, Luis A. Martínez y Leandro A. Sánchez Reisse, entre otros. Todos resultaron finalmente juzgados y condenados por tribunales del país europeo -previa denegatoria del pedido de extradición formulado por autoridades argentinas- en orden al delito de “tentativa de chantaje”.

Koldobsky, por entonces empresario y dueño de “Cambio América S.A.”, fue secuestrado el 19 de febrero de 1981, en la Av. Las Heras de esta ciudad a pocos metros de su intersección con la calle República De la India. Ese día, se cruzó al taxímetro que lo trasladaba un automóvil Ford Falcon que portaba una baliza roja en su techo. De las cuatro personas que había dentro, tres bajaron con armas y forzaron su descenso del rodado.

Los captores dijeron que trabajaban para el Ejército en “la lucha anti-guerrillera”, manifestando que conocían todos sus movimientos y que sabían que operaba en moneda extranjera. Durante su cautiverio, fue vendado sobre sus ojos y sometido a golpes y torturas, aplicándosele electricidad en piernas y brazos.

De acuerdo a lo remarcado en el fallo, Rubén Bufano era agente del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército integrando “grupos de trabajo contra la subversión” y contaba con otras identidades para cumplir sus tareas.

En su domicilio se encontraron –con su fotografía- credenciales del Comando en Jefe del Ejército y de la Policía Federal Argentina, registros de conducir de diferentes provincias y otra documentación, toda a nombre de “Mariano Mendoza”); así como una pistola Browning pavonada negra con inscripción “Fábrica Militar de Armas Portátiles DM Rosario” y una revolver calibre 38 largo marca Smith & Wesson.

Arturo Silzle también fue procesado por el caso Koldobsky. Él era miembro del Batallón de Inteligencia 601, habiéndose desempeñado –bajo el alias de “Ángel R. Sarriez”- “…en los “gei” –grupo de empleo inmediato-. Era un grupo que actuaba en apoyo de los grupos que luchaban contra la subversión, hacer seguimientos a personas determinadas, chequeos de domicilio…”.

En su momento, dijo que cuando consultó a Martínez sobre el secuestro, éste le contestó “…que tenían un zurdo que maneja la plata de los montos, saca la plata fuera del país…” y que la operación “ya está(ba) bancad(a)”.

Una parte de los nuevos elementos reunidos se vincula a las declaraciones testimoniales de Ricardo Tomasevich, Olga Martínez Blanco, Pedro Enrique Soler y Liliana Martínez Blanco en el juicio oral y público desarrollado ante el Tribunal Oral Federal Nro. 6, por el delito de asociación ilícita agravada. En especial, aquellos reforzaron las referencias sobre la coincidencia entre los protagonistas de los secuestros de Tomasevich y Martínez Blanco con los de Koldobsky. Bufano y Silzle fueron involucrados.

Las declaraciones en la causa hicieron “referencias unívocas y coincidentes con la forma de operar en otros supuestos análogos, ejecutados en igual época, con igual finalidad y con igual contexto que facilitó las maniobras”, remarcó el fallo firmado por los jueces Eduardo Farah y Martín Irurzun.

Dejá tu comentario