Corrientes: denunciaron un abuso sexual en una institución para personas con discapacidad

Sociedad

La madre de la víctima denunció que las autoridades del instituto, ubicado en Corrientes, trataron a su hija de mentirosa y quisieron ocultar el ataque.

Una mujer de 30 años fue violada por un companero de clase que la atacó en el baño del instituto al que asiste en la ciudad de Corrientes. Las autoridades le negaron a la madre de la víctima que haya habido un abuso sexual y la acusaron de mentir.

La víctima, identificada como C., tiene un retraso psicomotor por lo que todas las tardes asiste a una institución en la ciudad de Corrientes donde la capacitan. Pero su rutina se vio alterada el martes de la semana pasada, cuando en un descuido de su docente, se desarrolló una secuencia que terminó con el abuso sexual en un baño del edificio.

Ahora C. "no se quiere levantar, le agarran ataques de llanto, de risa", le dijo a C5N su madre, Rosa Fernández.

"Ella asiste a una institución llamada Crecer con Todos, el último día que asistió fue el martes de la semana pasada", relató Fernández.

La rutina de C. incluye las clases en Crecer con Todos (una comunidad de instituciones que contienen, integran y educan a personas con discapacidad) y llega a su casa pasadas las 19, se da un baño y toma mates con su madre.

"Pero esa tarde llegó y entró al baño y le pidió una toallita higiénica a su hermana", relató Fernández, y ese gesto fuera de calendario fue el primer indicio de que le había pasado algo.

La joven logró explicar que se sentía "enferma", pero no dio más detalles. Recién al día siguiente, cuando madre e hija se disponían a tomar unos mates a media mañana, la mujer logró acceder a la verdad a cuentagotas.

"Ella me dijo que la 'seño' se fue al patio o no sé a dónde, y dejó solos a los chicos en el aula. Entonces su compañero se levanta y le dice 'vamos' y salen. Ella le sigue al patio, entra con él al baño y él cierra la puerta y la tira contra la pared", relató Fernández.

El abuso sexual se produjo en las instalaciones del colegio y luego la jornada siguió como si nada hasta que el servicio de transporte que traslada a C. la llevó de nuevo en su casa.

Al enterarse de lo ocurrido Fernández llamó a la docente encargada de su hija y del sospechoso por el abuso sexual.

"Lo primero que la señorita me dice es 'pobre mamá, ya te enteraste... no sabía cómo decirte, por eso no te llamé, porque sé cómo te ponés, pero quedate tranquila que es invento de ella. Acá no pasó nada", recordó la mujer.

Fernández también habló con el vicedirector de la institución, quien reforzó que "acá no pasó absolutamente nada" pero igual la citó a una reunión el jueves de esa semana.

Dejá tu comentario