La angustia de las hijas del playero atacado en un estacionamiento: "Le pegó a traición, quiso matarlo"

Sociedad

Arturo López, de 66 años, está en terapia intensiva y con pronóstico reservado, después de ser violentamente agredido por un joven.

El viernes 19 de noviembre, Arturo López fue violentamente golpeado por un joven en un estacionamiento del microcentro de la Ciudad de Buenos Aires y permanece internado en terapia intensiva en una clínica del barrio de Flores.

"Está en un estado muy crítico, en terapia intensiva. El pronóstico es reservado", dijeron Florencia y Agostina, las hijas del playero en diálogo con C5N.

hijos del playero

El ataque ocurrió en un garaje ubicado en la calle Moreno al 800, después de que un joven le recriminara al playero que su auto supuestamente estaba rayado. Las imágenes de la agresión quedaron registradas por la cámara de seguridad del lugar y son impactantes. En el video se puede observar cómo el agresor, acompañado por su madre y sus hermanos, le reclamó al playero por el daño a su vehículo.

"Él estaba explicando, porque nunca fue violento, y se ve que viene el pibe, que es un cobarde, y le pegó cuando estaba mirando para otro lado", aseguraron las jóvenes.

Después de acercarse a la cabina de cobro del estacionamiento, el joven se posicionó, separó a su mamá con su brazo izquierdo y le propinó un fuerte golpe de puño en la mandíbula que lo dejó inconsciente en el acto. Arturo no tuvo tiempo ni de defenderse y apenas recibió la violenta trompada, cayó y golpeó su cabeza contra el piso. De acuerdo con lo que supo este medio, el playero además está internado con un coágulo en la cabeza.

Segundos después se acercaron los propios familiares del agresor a auxiliarlo porque el hombre apenas se movía. La mamá y el hermano movieron a la víctima y le arrojaron un poco de agua para lograr que recuperara la conciencia. Sin embargo, el intento por reanimarlo no sirvió para nada. Al poco tiempo apareció nuevamente el violento, quien sólo se acercó a su víctima y la miró a distancia. Después, desapareció.

“Mi papá no estaba en una actitud de pelea ni de agresión”, insistieron . Acerca de López, dijo que es “una personade 66 años que era super sana, le gustaba jugar a la pelota, se hacía controles médicos”.

También dijo que hace 10 años que trabajaba en el estacionamiento de la calle Moreno al 800 y que tenía muy buena relación con los otros empleados y los vecinos del barrio.

“Por culpa de un pibe de 17 años nuestra vida es un sufrimiento, estamos con miedo, con bronca”, afirmó la joven.

Embed

Temas

Dejá tu comentario