"La Ley de Unión Civil es un Apartheid", le respondió la Federación Argentina LGBT+ al Papa

Sociedad

Francisco repitió en su documento más reciente que las parejas del mismo sexo deberían tener el derecho a la unión civil, no habló de matrimonio igualitario.

Una cosa es la unión civil, que formaliza ante la ley la relación de dos personas adultas no vinculadas por la sangre, y otra cosa muy distinta es el matrimonio igualitario, que además equipara en dignidad a los cónyuges sin importar su sexo. Por eso produjo olas el documento más reciente del Papa Francisco en el que por primera vez en calidad de cabeza de la Iglesia Católica de Roma reconoció los derechos civiles de las parejas del mismo sexo.

Aunque el mensaje de Francisco fue recibido como un gesto de apertura por parte de la Iglesia, desde la Federación Argentina LGBT+ advirtieron que "habilitar la 'Unión Civil' también constituye una estrategia para evitar el avance del Matrimonio Igualitario" en el mundo, en especial en países donde el Estado Vaticano todavía tiene peso en las discusiones políticas.

"Si bien esta noticia va a generar un alivio para muchas parejas y para muchas familias en el mundo, porque habilitará que se avance, en materia de legislación, en el reconocimiento de derechos concretos, como el derecho de dejar una pensión a una pareja de toda la vida, el derecho a dejarle la herencia a una pareja y a sus hijxs, el derecho a compartir una obra social -todos derechos que puede reconocer la Unión Civil-, también es cierto que habilitar la 'Unión Civil' también constituye una estrategia para evitar el avance del Matrimonio Igualitario", señalaron en un comunicado este miércoles.

"Esta estrategia ya fue utilizada por el entonces Cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, cuando se discutió el Matrimonio Igualitario en Argentina"

Por eso "para Federación Argentina LGBT+, la Ley de Unión Civil es una ley de Apartheid, que perpetúa la discriminación y la violencia hacia nuestra comunidad", afirmaron.

Aunque la palabra de Francisco es "un alivio" para quienes integran la Iglesia Católica, "que el Estado reconozca los mismos derechos con los mismos nombres, que el Estado reconozca la igualdad ante la Ley, que reconozca la igualdad jurídica, que reconozca la igualdad de oportunidades, es un mensaje que también es fundamental para trabajar contra la discriminación y la violencia en nuestra vida cotidiana. Y en ese sentido, lamentamos que se constituya como estrategia para evitar el avance hacia la igualdad", aclararon desde la FALGBT+.

"Esta estrategia ya fue utilizada por el entonces Cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, cuando se discutió el Matrimonio Igualitario en Argentina", recordaron desde la organización en referencia al desempeño del ahora jefe del Estado Vaticano en referencia a la ley aprobada a nivel nacional en 2010, que marcó un hito no sólo a nivel regional sino también en el mundo.

En aquel entonces, Bergoglio "insistía, desde la Iglesia, en avanzar con la Unión Civil, que reconociera derechos, para evitar el avance por una Ley de Matrimonio Igualitario, que finalmente fue aprobada y sigue demostrando igualdad real para todxs: 'los mismos derechos con los mismos nombres'.", señalaron desde la organización.