El familiar de Lucas González que fue noticia por un hecho de inseguridad y ayudó a que se sepa la verdad

Sociedad

La periodista Paula Marussich contó cómo la contactó el tío de Lucas y a partir de eso se supo la verdad sobre su historia.

Marussich contó en su cuenta de Twitter que conocía al tío del corazón de Lucas, Emanuel, desde el año pasado. Y que él le escribió un mensaje porque veía que los medios estaban contando mal la historia de su sobrino que había sido baleado por la policía y no era un delincuente.

La periodista escribió: "Conocí a la familia de #Lucas el año pasado por otro hecho de inseguridad. Al hermano de su tío del corazón Emanuel le habían pegado con un adoquín para robarle la moto en la bajada del acceso sudeste y salvó su vida de milagro. El martes, Emanuel me escribió desesperado, su sobrino luchaba por su vida en el hospital Penna y los medios titulaban que era un delincuente baleado. Me contó que Lucas volvía de entrenar, que solo tenía medias sucias en su mochila y me pidió que ayudáramos a contar la verdadera historia. A Lucas lo balearon sin motivo policías de la Ciudad que circulaban sin identificación . Esta vez no hubo milagro. Los discursos de odio, el punitivismo, las estigmatizaciones permanentes no son gratis, lo pagan los pibes en los barrios. #JusticiaPorLucas"

https://twitter.com/paumarussich/status/1461633475736264704

A fines del año pasado el hermano de Emanuel salvó su vida de milagro. Israel “Tito” López fue brutalmente asaltado cuando volvía de trabajar. Fue operado a corazón abierto y lo salvaron. Fue el 12 de noviembre de 2020 que este trabajador portuario de Florencio Varela pasó de estar trabajando a terminar en coma tras una cirugía a corazón abierto y, con su recuperación, sorprendiendo a los médicos que le salvaron la vida.

Cuando regresaba en moto, desde Retiro, casi por inercia tomó el Acceso Sudeste. A las 3.30 de la madrugada, a la altura del Triángulo de Bernal, vio una sombra y sintió el golpe: le tiraron un adoquín directo al pecho mientras circulaba a unos 80 kilómetros por hora. No saben cómo, pero logró manejar unos metros hasta que se detuvo y cayó inconsciente. Desde la ambulancia, pudo mandar mensajes a su familia para contarle lo que había pasado pero el golpe fue tan fuerte que, después de una tomografía, descubrieron que tenía una lesión en el corazón y una hemorragia interna.

Embed

Dejá tu comentario