Muñecos ahorcados en el tractorazo: justicia federal rechazó denuncia por intimidación pública, amenazas e instigación al delito

Sociedad

La denuncia fue realizada la semana pasada ante la Cámara Federal porteña por el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten, por los delitos de intimidación pública, instigación al delito, apología del delito y amenazas.

La justicia federal desestimó una denuncia contra quienes resulten responsables de colgar muñecos negros “ahorcados” en la reja de la pirámide de Mayo, frente al Congreso, en el marco de la protesta de productores agropecuarios conocida como “el tractorazo”.

La denuncia fue realizada la semana pasada ante la Cámara Federal porteña por el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten, por los delitos de intimidación pública, instigación al delito, apología del delito y amenazas.

La misma recayó en el juzgado a cargo de Julián Ercolini, quien tras el dictamen del fiscal Eduardo Taiano a favor de desestimar la denuncia, homologó la decisión. Para la querella podía haber algún tipo de delito federal.

“Resulta evidente que las personas responsables del horroroso acto antidemocrático y demostrativo del pensamiento retrógrado y retorcido de una parte de la sociedad, incitaron al odio y a la violencia por medio de ese reprochable y delictivo accionar. En este sentido, su accionar constituye un peligro claro y presente de producción de violencia colectiva”, advirtió el letrado en la denuncia.

Relata el denunciante que la movilización no contaba con organizadores formales pero se politizó con rapidez, muchos de los manifestantes corearon consignas de odio, antiperonistas y la convocatoria contó con la presencia de algunos líderes de la oposición y mensajes de apoyo en redes sociales de referentes como Patricia Bullrich.

Entre las medidas sugeridas, el abogado pidió que ordene al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a la Policía de la Ciudad y/o Policía Federal Argentina que lleve a cabo las medidas necesarias para identificar e informar la identidad de los responsables, verificando las cámaras de seguridad de las inmediaciones, sean públicas o privadas.

La denuncia remarcó que lo que en principio era una marcha por parte de los productores rurales contra una medida del Gobierno, derivó en una protesta con un fuerte mensaje de odio, como se pudo ver con los muñecos negros “ahorcados” en la reja de la pirámide de mayo, en frente al Congreso Nacional.

Las bolsas con forma de cuerpos tenían pegadas las caras de diversos dirigentes sociales, funcionarios del gobierno, entre los que estaban el Presidente Alberto Fernández y la Vicepresidenta Cristina Kirchner, además de varios dirigentes de derechos humanos.

Embed

Dejá tu comentario