La mejor amiga del chico de Barracas Central baleado revela que el policía no tenía uniforme

Sociedad

"Pensaron que los iban a robar, se asustaron", dijo Rebeca en diálogo con C5N. Detalló que el chico asesinado nunca se bajó del auto ni se resistió.

Tres policías de la Policía de la Ciudad que participaron del episodio en el que fue herido de dos tiros en la cabeza y luego muerto Lucas González fueron apartados de las tareas operativas en la fuerza, informaron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad. El jugador de las inferiores del club Barracas Central, de 17 años, estuvo internado en gravísimo estado en el hospital Néstor Kirchner de Florencio Varela, su barrio.

Rebeca, la mejor amiga de la víctima, convocó a pedir justicia antes del fallecimiento del joven: "Vamos a hacer una marcha, esto no puede quedar así. Van a salir micros desde acá hasta Barracas. Para los que no puedan ir desde acá van a salir de la Universidad Jauretche en Florencio Varela, van a venir para acá y de acá vamos todos para Barracas a las 4 y media de la tarde".

"La familia no tuvo ninguna información, por eso pidieron el traslado desde el hospital Penna para acá, lo trataron como un delincuente ahí aunque él es una víctima. Es uno de mis mejores amigos, una excelente persona. Pasó por un montón de clubes para aprender lo más que pudiera. En cada lugar fue muy querido, tiene amigos de todos los clubes. Los chicos están devastados, los trataron como delincuentes todo el tiempo que estuvieron en el instituto de menores, salieron esta mañana. Se sienten muy culpables aunque ellos no tienen nada que ver", describió la chica consultada por C5N.

Sobre el hecho, la chica detalló que "ellos se asustaron porque el policía no tenía uniforme ni les mostraron ninguna placa, pensaron que los iban a robar, se asustaron. Él va todos los días a entrenar, es el camino que hace todos los días, lo único diferente es que siempre vuelve con un compañero y la mamá pero esta vez volvió con estos amigos del barrio en el auto de uno de ellos porque él los había llevado a probarse en Barracas. Nunca se bajó del auto, nunca se resistió, le dispararon directamente. El chico que iba manejando se había bajado cuando la policía les cruzó el auto en medio de la persecución. Otro había salido corriendo antes, cuando los pararon en el kiosco".

"Hoy en el club Barracas no hubo entrenamientos, estuvieron los chicos de todas las categorías hasta las 12 de la noche anoche esperando novedades", concluyó.

Denuncia que le plantaron el arma

"La dueña del auto, la mamá del chico, salió a decirnos a todos que nunca hubo un arma en el baúl de su auto, yo creo que se la pusieron", denunció.

El adolescente de 17 años que fue baleado en la cabeza por uno de los policías de la Ciudad que lo interceptaron cuando se trasladaba con tres amigos en un auto por el barrio porteño de Barracas permanecía esta tarde en estado "crítico", “ventilado mecánicamente” y con “medidas de soporte vital”, según el parte médico.

Embed

Dejá tu comentario