Una mujer murió después de una lipoaspiración

Sociedad

Soledad Vargas, tenía 39 años, se sometió a una lipoaspiración y dos días después se descompensó en su casa y sufrió un ACV y un tromboembolismo pulmonar y falleció. La familia denuncia mala praxis y abandono de persona.

Una mujer de 39 años se realizó una lipoaspiración ambulatoria en una clínica estética y luego de dos días sufrió un tromboembolismo pulmonar y un ACV y falleció en el Hospital Ramos Mejía. La familia denuncia abandono de persona y mala praxis del cirujano que le realizó el procedimiento.

Soledad Vargas se sometió a una lipoaspiración en una clínica de microcirugía ubicada en la calle Perón 1834, barrio porteño de Congreso, a la cual contactó por internet. El médico cirujano, del cual no trascendió el nombre, realiza procedimientos estéticos ambulatorios y los consultorios donde atiende son alquilados.

El martes, la mujer de 39 años se hizo la lipoaspiración y ese mismo día a la noche se fue a su casa con los drenajes y solo le habían recetado analgésicos. El miércoles se descompensó y el profesional no la volvió a atender ni la dejó volver al consultorio donde se atendió.

"Ella tuvo un intervención estética y entró a la clínica a las 10:30, a las 2 de la tarde entró al quirófano y salió a las 17, y a las 20 se fue a la casa con muchos dolores. Mi esposa se quedó a cuidarla, el miércoles comenzó a sentirse mal y el jueves a la noche se descompenso", contó Héctor Vargas, padre de Soledad, en diálogo con C5N.

malapraxis

Cuando la mujer se empieza a sentir mal la familia llama al SAME que no quiso atenderla porque le dijeron que "debía hacerse cargo la clínica donde le hicieron la intervención". Como el malestar cada vez era peor lograron que una ambulancia de UPA vaya a verla pero no contaban con los instrumentos necesarios para asistirla, por lo que a hermana de la víctima la llevó en auto hasta el Hospital Penna "donde no la atendieron durante 4 horas", según apunta Héctor Vargas.

Finalmente, Soledad fue trasladada al Hospital Ramos Mejía donde se descompensó y tuvo un paro cardíaco. En ese momento se enteraron que Soledad había sufrido un ACV en su casa.

"Pasamos toda la noche y los médicos nos iban diciendo cómo estaba, hasta que en un momento salió una enfermera y nos dijo que pasemos a despedirnos", explicó el hombre acongojado.

Sobre las denuncias, Héctor Vargas señaló: "El médico cirujano hizo abandono de persona. Las ambulancias que no la quisieron llevar y en el Hospital Penna, donde no la atendieron, también".

Dejá tu comentario