El frío polar complica las clases presenciales en Mar del Plata

Sociedad

Desde ATE se mostraron preocupados por la salud de los estudiantes y trabajadores de la educación.

Después de estar casi un mes suspendidas las clases por la crítica situación por el coronavirus, este lunes los estudiantes de Mar del Plata volvieron a la presencialidad. Sin embargo, desde los sindicatos y la comunidad educativa dijero que se dificulta la enseñanza en un momento en que la ciudad atraviesa una ola polar y tiene que haber ventilación en las aulas para prevenir los contagios de coronavirus.

Desde ATE Mar del Plata se mostraron preocupados por la salud de los estudiantes y trabajadores. “La situación está muy difícil con muchas escuelas con problemas de calefacción y las que no, por la ventilación que debe haber por protocolo, el clima que se genera no es el más propicio. Es muy complicado y difícil mantenerse en los establecimientos con estas temperaturas. No he visto frazadas pero los chicos están con camperas como si estuvieran afuera”, dijo Claudia Rey, secretaria adjunta del sindicato a 0223.

Rey consideró que "hubo una cierta presión para que la presencialidad se sostenga y algo de esto quedó claro este lunes, con el alerta meteorológico, que en otro momento, las clases se hubieran suspendido. Y en muchas escuelas, llegar al aula fue muy difícil", dijo.

Además, destacó que “desde el Consejo Escolar siempre se corre de atrás con los problemas de infraestructura edilicia, corriendo tras las urgencias, con un trabajo que debería haberse hecho antes como es el correcto encendido de calefactores”.

Rey mencionó que “tampoco se entrega a los pibes y pibas nada caliente para tomar, como un té” y señaló esta situación que deben soportar los alumnos “es debido a una gran presión mediática y política por la presencialidad”.

“Quisieron instalar que las escuelas estuvieron cerradas en el 2020 y no hubo clases, algo que no es real. La continuidad pedagógica se sostuvo, con mucho esfuerzo de los docentes que pagaron con su dinero los paquetes de datos. Y si hubo pibes y pibas que no podían acceder, se les entregó cuadernillos. Hubo una gran presión para que las escuelas abrieron de esta forma abrupta, donde hay docentes que todavía no recibieron la segunda dosis”, señaló.

Dejá tu comentario