Los problemas sexuales se tratan de a dos

Sociedad

Muchas parejas tienen inconvenientes en la cama y lo mejor es que ambos traten de solucionarlos.

En el diario convivir, no existen expertos sino que todas y todos aprendemos cada día de la sexualidad. Los cuerpos y las sensaciones que acompañan a la sexualidad, son diferentes en mujeres y varones; aprender de nuestras diferencias, enriquece el erotismo, propio y ajeno.

La excitación sexual femenina es resultado de una cantidad de factores:

a) Buen estado de ánimo con la pareja.
b) Estimulación adecuada donde participen todos los sentidos: vista, oído, tacto, olfato y gusto.
c) Intensificación de la velocidad y presión del estímulo táctil en la zona clitoridea con pausas que ayuden al aumento de la excitación.
d) Creación de un círculo de intimidad que, cual un afrodisiaco, estimule para que la buena experiencia se repita.

"Mi mujer no acepta que le haga sexo oral y no le gusta hacérmelo a mí"

Existen mujeres que consideran que sus genitales y los de su pareja, aún higienizados y sanos, son sucios y sólo útiles para la penetración y realizar o que le realicen sexo oral es un tema tabú. Lo importante más allá de gustos es que exista confianza en la pareja. Si el hombre lo pide, pero la mujer no está segura o se siente temerosa hay que tener paciencia y ver de qué manera ponerse de acuerdo en este aspecto. Hay que tener en claro cuál es el motivo para que la mujer se sienta reticente. Si es porque nunca lo ha hecho, porque le da pudor, si ha tenido una mala experiencia antes. Hay que hablarlo para encontrar la manera de comprender el por qué. Cuanto más se presione a la mujer, menos deseos tendrá de experimentar. El placer debe ser de a dos.

"Cuando una mujer quiere conservar a un varón, puede arriesgar su seguridad y aceptar no usar preservativo".

"Con preservativo no siento nada" dice él. Y ella cree que el coitus interruptus (retirar el pene de la vagina para no eyacular adentro) es un buen método para no quedar embarazada. Muchos niños nacieron con ese método. El motivo es sencillo, antes de la eyaculación como tal existen varias mini eyaculaciones que pasan desapercibidas para el varón y que contienen espermatozoides que pueden fecundar un óvulo. Un hijo producto de esta situación no es un hijo buscado, aunque pueda llegar a ser amado.

¿Fantasear es signo de infidelidad?

Es habitual incorporar en las fantasías sexuales a un tercero/a y eso no significa un problema de pareja latente ni una futura infidelidad. En verdad, es un estímulo más que aumenta la excitación sexual.

¿Una mujer utiliza juguetes eróticos cuando está insatisfecha con su pareja?

Este mito es consecuencia de la importancia social que se le da al pene, como único responsable del placer. Sin duda, una visión reduccionista. La utilización de juguetes eróticos puede aumentar la parte lúdica y creativa del encuentro sexual.

Aprovechando y enriqueciéndonos a partir de nuestras diferencias, nuestros espacios de intimidad y goce se amplían infinitamente

Lic. Diana M. Resnicoff
Psicóloga clínica. Sexóloga clínica.
TE: (54-11)4831-2910
E-mail: dresni@gmail.com
Página Web: www.e-sexualidad.com

Temas

Dejá tu comentario