La frase viral de Fontanarrosa que define a Diego Maradona

Sociedad

"Qué me importa lo que Diego hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía", la frase inmortalizada del dibujante rosarino.

Las contradicciones y la caótica vida del ídolo más grande de la Argentina, Diego Armando Maradona, hace que una parte de la sociedad lo discuta y apuntan contra su vida personal. Ante esto, el “Negro” Fontanarrosa inmortalizó una frase implacable, que corre el foco de cualquier crítica: “Qué me importa lo que Diego hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía”.

Una buena descripción de Fontanarrosa sería dibujante, rosarino, fanático de Central y del fútbol; y como era fanático del fútbol nunca le pesó que el mejor jugador de nuestro país se haya puesto la camiseta de su máximo rival, Newell´s.

En su libro “No te vayas campeón” habló sobre Maradona, aseguró: "La primera vez que lo vi fue cuando jugaba para Argentinos, en el Parque Independencia. Hubo algo que me impresionó de él en ese partido, además de su melena enrulada, y era que jugaba como lo haría un veterano, o al menos eso me pareció aquella tarde”.

Y agregó: “Anduvo por la mitad del terreno, trotando, casi sobrando el partido, con una economía de movimientos ayudada por su técnica que siempre le permitía dominar la pelota en un solo tiempo. Y se cansó de meter pelotas largas, cambios de frente, con enorme justeza y precisión".

"El encuentro de Maradona y Brindisi en Boca fue como el encuentro de dos almas gemelas, de dos espíritus sensibles a quienes, en algún momento, el destino habría de juntar en una comunión digna de ser cantada por Armando Manzanero", remató.

Cuando en el 2004, Maradona estuvo al borde de la muerte, el Negro dijo: “Es Diego. No lo den por vencido ni aun vencido. Recuerden que humilló al pirata inglés dejando a varios de ellos despatarrados por el piso. Recuerden que demostró que la mano es más rápida que la vista. Y que salía entre cuatro con el balón pegado a su zurda mágica, y sacando la lengua, como burlándose. Recuerden eso”.

En el año 2007, Fontanarrosa se fue a otro plano, luego de atravesar una durísima enfermedad, dejando gran desolación en Rosario; y este miércoles Diego Maradona, después de miles de batallas, no pudo gambetear a la muerte. Quizás por estos días se produce el reencuentro entre el Negro y el ídolo más grande de nuestro país y, seguramente, discutirán de fútbol.