Cara y ceca de la realidad social: mil barriletes volaron a metros del tiroteo narco en Florencio Varela

Sociedad

Mientras en el club Defensa y Justicia, conjuntamente con la ONG "Sueños y Sonrisas", enseñaban a armar y a volar barriletes a los niños que hacen deportes en la institución, en el Hospital de Varela un menor de 12 años ingresaba herido de bala a manos de los delincuentes.

En Florencio Varela un oaredón dividió las dos realidades sociales que se vivieron esta última semana.

De un lado, una tarea ejemplar demostraba una vez más que con el deporte hay otra oportunidad para los chicos. Cerca de mil barriletes fueron realizados por los niños del club Defensa y Justicia conjuntamente con la ONG Sueños y Sonrisas durante toda la semana del infante, en el predio de Bosques.

Varela barriletes

Mientras que del otro lado del paredón que rodea al club, las noticias inundaban las pantallas y los informativos en general con la desgraciada noticia de una chica de 18 años fallecida y un menor de 12 internado en el hospital, ambos victimas de un enfrentamiento entre delincuentes. A doscientos metros de esa violencia, otra realidad, sana distinta e integradora le daba alegría y enseñaba el arte de compartir a los niños. Minutouno.com fue testigo y pudo registrar en imágenes un trabajo realizado entre el Club y la ONG.

barrileteada 4.jpeg

Las actividades iban a comenzar el lunes pasado pero la lluvia obligó a que se suspenda hasta el día siguiente y se extendió hasta el viernes. Respetando el protocolo correspondiente, los niños fabricaron, a la vieja usanza, sus propios juguetes para luego echarlos a volar en el mismo predio. Mas tarde compartieron una merienda y se llevaron sus barriletes como trofeo de un lindo momento vivido.

barrileteada 5.jpeg

Para que todos pudieran participar, dividieron los días en categorías y tipos de deportes. Cada jornada contó con 100 niños aproximadamente y si bien estaba dirigida a los "Locos bajitos", la oportunidad fue buena para que algunos padres recuperaran la memoria y comenzaran a armar aquellos barriletes de cañas y papel, aunque en esta oportunidad fueron de plástico.

La ONG donó los elementos básicos, llevó un "Profe de barriletes", y se les entregó a cada niño un kit para que siguieran las indicaciones y ellos mismos diseñaran sus juguetes. Luego les pegaron mensajes con deseos "para que lleguen cerquita de Dios y los pueda leer".

Dejá tu comentario