Dormir con el perro en la cama: ¿un placer o una mala idea?

Sociedad

Muchas veces los perros duermen en la cama y acá los libres se dividen en dos: por qué puede ser bueno y por qué puede ser malo.

Compartir la cama con tu perro es una práctica común que despierta opiniones encontradas. Algunos la consideran una forma de fortalecer el vínculo con su mascota y disfrutar de sus beneficios relajantes, mientras que otros la ven como una fuente de problemas de higiene, interrupciones del sueño y riesgos para la salud.

¿Qué dice la ciencia sobre dormir con un perro?

No existe una respuesta única y definitiva a la pregunta de si es bueno o malo dormir con el perro. Diversos estudios han arrojado resultados mixtos:

Beneficios potenciales:

  • Reducción del estrés y la ansiedad: El contacto físico con un perro libera oxitocina, la hormona del amor, que puede ayudar a calmarte y mejorar tu estado de ánimo.
  • Sensación de seguridad: Algunos perros pueden actuar como guardianes, lo que te hace sentir más seguro durante la noche.
  • Calidez y comodidad: El calor corporal de un perro puede ser agradable en las noches frías.
  • Fortalecimiento del vínculo: Dormir con tu perro puede ayudar a crear un vínculo más profundo con él.
Perro Harvard (1).png

Posibles desventajas:

  • Problemas de higiene: Los perros pueden traer suciedad, parásitos y alérgenos a la cama.
  • Alteraciones del sueño: Las mascotas pueden moverse o ladrar durante la noche, interrumpiendo tu sueño.
  • Problemas de conducta: Algunos perros pueden desarrollar comportamientos dominantes o ansiosos si duermen en la cama.
  • Riesgos para la salud: Algunas personas con alergias o sistemas inmunitarios debilitados pueden ser más propensas a sufrir problemas de salud por dormir con su perro.

¿Qué hacer entonces?

perro 2.jpg
Donna Ward, la dueña de Bullet, ama compartir la carita de su mascota
Donna Ward, la dueña de Bullet, ama compartir la carita de su mascota

La decisión de dormir o no con tu perro en la cama es personal. Si decides hacerlo, es importante tomar algunas medidas para minimizar los riesgos:

  • Asegúrate de que tu perro esté limpio y desparasitado.
  • Báñalo regularmente y cepíllalo con frecuencia.
  • Lava la ropa de cama con frecuencia.
  • Establece límites claros, como no permitir que el perro se suba a la cama durante el día o cuando hay visitas.
  • Presta atención a tu propio sueño y a la salud de tu perro. Si notas que algo no está bien, consulta con tu veterinario o un especialista en comportamiento animal.

En definitiva, lo importante es encontrar un equilibrio que funcione para ti y tu mascota. Si disfrutan de dormir juntos y no experimentan ningún problema, no hay razón para dejar de hacerlo. Sin embargo, si te preocupa tu salud o la de tu perro, o si notas que tu sueño se ve afectado, es mejor buscar alternativas.

Recuerda:

  • Cada perro y cada persona es diferente. Lo que funciona para una pareja puede no funcionar para otra.
  • Es importante observar a tu perro y a ti mismo para ver cómo reaccionan ante la experiencia de dormir juntos.
  • Si tienes dudas o inquietudes, consulta con tu veterinario o un especialista en comportamiento animal.

Temas

Dejá tu comentario