Puerta 8: cómo desembarcaron los narcos en un barrio de trabajadores

Sociedad

Los vecinos de Puerta 8 dialogaron con minutouno.com y contaron cómo es su lucha diaria contra el 'monstruo', como ellos denominan al narcomenudeo, que se mudó a su barrio hace más de dos años y les quitó la paz.

Cocaína adulterada con carfentanilo fue lo que mató a 24 personas y provocó la internación de decenas de habitantes del Gran Buenos Aires y que sorprendentemente no pasó la General Paz. Según las investigaciones, el origen de la droga mortal es de Puerta 8, aunque los vecinos opinan lo contrario. Un barrio de trabajadores que en solo 24 horas se transformó en Tranquilandia de Pablo Escobar para los ojos mediáticos. “Acá viven bomberos, policías, enfermeras, maestras, auxiliares de escuelas; la mitad de los jóvenes trabaja en el frigorífico”, dijeron a minutouno.com quienes con temor a represalias dieron su testimonio.

Narcos, la NO presencia del Estado y la resistencia de los vecinos

De acuerdo a lo que apuntan los vecinos entrevistados, los narcos desde que llegaron están instalados sobre la calle Miramar, que está cercada por el paredón del frigorífico y ahí es donde “está el verdadero bunker”. Esta situación que fue advertida “hace más de un año” al Municipio de Tres de Febrero “pero no dieron bolilla”. También realizaron la denuncia formal, pero es normal ver al patrullero por esa zona. Además, es habitual ver gente que entra y sale armada, pero hasta que no estallaron las muertes nada pasó, sin embargo temen que cuando el ruido baje ellos vuelvan a quedar desprotegidos. Tampoco están seguros de estar muy cuidados ahora.

“El arreglo que tienen es que la Policía les libera la zona por plata un tiempo y después le tienen que entregar a alguien. Ponen un nuevito, que generalmente son chicos de acá. Cada seis meses cae uno para demostrar que están haciendo algo”, denuncian.

puerta 8 por dentro

A los pocos pibes que pueden arrebatar de las garras del negocio de la droga los tienen que sacar del barrio. Las madres y los padres piden centros de rehabilitación donde puedan estar seguros para recuperarse.

Cerca del búnker conviven dos iglesias: una evangélica y otra católica. Los religiosos se dividían la contención de los chicos, pero eso se cortó. “Al comedor asistían casi 50 familias que dejaron de ir por el miedo. El grupo de danza también se suspendió”, sentencian.

Ni la difícil situación económica que generó la pandemia cambió la ecuación: “Durante la cuarentena hacíamos ollas populares a la que llegaban familias de los alrededores del barrio. Más de una vez nos pasó que se confundían y quedaban en la fila de la gente que entraba a comprar droga. Hasta los actos solidarios terminan contaminados por estos tipos”.

A mitad del 2021, hubo un fuerte tiroteo entre dos bandas que se disputaban el territorio. Ese día murió un vecino que estaba en la puerta de su casa y no pudo escapar. Cortaron la ruta, armaron un grupo de WhatsApp para hacer guardia y las mujeres se pusieron al frente de la lucha para sacar a los narcos. Lograron un operativo para echarlos, pero la paz duró poco.

“En ese momento, los de Narcóticos nos dijeron que tenía que pasar algo grande para que esto cambie, quizá ahora que murió tanta gente se tomen las medidas necesarias y haya cambios”.

Una puesta en escena

minutouno.com preguntó por el allanamiento que se realizó por la cocaína adulterada y todos coinciden en que se trató de un montaje. “La casa donde hicieron el operativo, que apuntaron como el búnker, era de un hombre que murió hace menos de un mes por cirrosis. No había nada ahí, vinieron y armaron la escena, no está ni cerca del bunker real”.

Sobre el indicado como capo narco de Puerta 8, identificado como Joaquín Aquino, todos los consultados por minutouno.com manifiestan que no lo conocen.

puerta 8 por dentro

Dejá tu comentario