El padre del kiosquero asesinado dijo que "arruinaron" su familia y pidió "pena de muerte a los chorros"

Sociedad

Pedro hizo un desgarrador relato en medio de la manifestación de vecinos que reclamaban justicia por el crimen de su hijo.

Entre lágrimas, el padre de Roberto Sabo, el kiosquero asesinado en Ramos Mejía, aseguró que los autores "arruinaron" su familia y que nunca más va a poder "vivir tranquilo", mientras que pidió "la pena de muerte para los chorros".

Pedro, quien inició el negocio familiar que continuó Roberto en el local de Avenida de Mayo al 800 en el que fue asesinado por una pareja de asaltantes compuesta por un joven de 29 años y una menor de 15, pidió que "no salgan más", mientras vertió duras críticas contra el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

"Nunca pensé que me iba a pasar esto. Me arruinaron la familia. Nunca más puedo vivir tranquilo", sostuvo en declaraciones a la prensa.

En un video que circuló en redes sociales, se lo vio llorando frente al drugstore "Pato", en el que alrededor de las 14:00 mataron a su hijo Roberto de un disparo en la cabeza, mientras pedía "pena de muerte para los chorros".

Dejá tu comentario