Rosario: fue a un bar y le cayó una baldosa en la cabeza

Sociedad

La víctima estaba en una fiesta privada y ahora está internado, herido de gravedad por el proyectil que fue arrojado desde un edificio al lado del bar.

Un hombre de 42 años resultó herido de gravedad al recibir un golpe en la cabeza con una baldosa cuando se encontraba en una fiesta privada en un bar del centro de la ciudad de Rosario. Los investigadores policiales creen que el proyectil fue arrojado desde un edificio por un vecino que se quejó por los ruidos molestos.

Fuentes policiales informaron este viernes que en el mismo episodio resultaron sufrieron heridas leves otros tres comensales, quien fueron alcanzados por cascotes de cemento cuando la baldosa cayó sobre una claraboya del techo, la destrozó e impactó contra el hombre de 42 años.

El hecho se registró alrededor de la 1 de la madrugada de este viernes en un evento privado de despedida del año que se celebró en el bar y vinería "Abarrote", situado sobre la calle Paraguay al 700, en pleno centro de Rosario.

Los invitados presenciaban un show de música en el primer piso del bar cuando de pronto una baldosa de unos 15 por 10 centímetros impactó contra el vidrio del techo. También les cayeron encima tres cascotes de cemento.

Entre los heridos más graves se encuentra M.B., quien recibió el impacto de la baldosa en la cabeza y está internado en la terapia intensiva del Sanatorio Mapaci de Rosario, donde esta mañana se encontraba en estado delicado.

Los otros tres heridos recibieron lesiones menores y fueron asistidos en el lugar por los médicos del Servicio Público de Emergencias -Sies- que fueron convocados por los encargados del bar.

La principal hipótesis de los investigadores y del personal de la Comisaria 2° de Rosario es que el ataque pudo haber sido ejecutado por un vecino de un edificio lindero que se quejaba por el ruido de la música.

"La verdad que se escuchaba la música pero no era muy alta. La reacción me parece desmedida", aseguró en declaraciones a Radio2-Rosario un vecino que vive en un edificio del frente del bar y que se arrimó al balcón cuando escuchó las sirenas de la policía y de la ambulancia.

Embed

Dejá tu comentario