San Justo: un policía abatió a un joven que quiso asaltarlo con una ametralladora de paintball

Sociedad

El delincuente de 28 años portaba una replica de una ametralladora FMK3, utilizada en los juegos de Paintball, y tenía antecedentes penales.

Un oficial de la Policía Federal mató de un balazo a un delincuente que quiso robarle con una ametralladora de juguete en la localidad bonaerense de San Justo. El hecho sucedió el domingo en el cruce de las calles Ambrosetti y Gibraltar, partido La Matanza. El fallecido fue identificado como Carlos Gustavo Lagoria, de 28 años, quien vivía en la zona y tenía antecedentes penales.

Según lo que lograron reconstruir los vecinos, todo comenzó cuando el policía, que estaba vestido de civil y se dirigía a su lugar de trabajo en la División Aeródromo Militar de Campo de Mayo, fue interceptado por el ladrón, que empuñaba un arma de fuego.

En ese momento, el oficial, de 33 años, se identificó como policía y extrajo su arma reglamentaria, una pistola Bersa calibre 9 milímetros, con la que efectuó un balazo que impactó en la espalda del delincuente mientras este intentaba darse a la fuga.

El asaltante cayó malherido al asfalto, por lo que se solicitó la asistencia médica municipal y fue trasladado a un hospital de la zona, donde se constató que ya había muerto.

Inseguridad en San Justo: homicidio y legítima defensa

Personal de la Comisaría Oeste 1° de San Justo se dirigió al lugar y entrevistaron con el policía asaltado, quien contó lo que había sucedido.

En el lugar fue secuestrada una vaina servida calibre 9 milímetros y una replica de una ametralladora FMK3, que luego se determinó que es utilizada para los juegos de "Paintball".

"El arma que tenía el asaltante fallecido era de juguete", explicó uno de los investigadores judiciales, quien aclaró que el policía recién descubrió que se trataba de una replica cuando llegaron los efectivos de la comisaría local.

El fiscal Matías Folino, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Temática de Homicidios de La Matanza, ordenó el secuestro del arma del policía que mató al asaltante, pero no dispuso ninguna medida contra el policía, ya que en principio consideró que se trató de un homicidio en el marco de una legítima defensa.

Además, el fiscal ordenó un relevamiento de las cámaras de seguridad del lugar en busca de imágenes que pudieran haber captado el momento del hecho.

Embed

Dejá tu comentario