Parricidio en Vicente López: así llegaba el asesino de matar a sus padres

Sociedad

El consorcio del edificio en el que vivía el parricida de Vicente López, Martín del Río, aportó a la Justicia imágenes de cámaras de seguridad que lo comprometen con el doble crimen.

La causa que investiga el parricidio en Vicente López sumó en las últimas horas las imágenes registradas por una cámara de seguridad de un edificio de Belgrano que será clave.

En el video se ve a Martín Santiago del Río cuando volvió a buscar su camioneta luego de asesinar a sus padres. Eso fue a las 19.15 del 24 de agosto pasado. Lo saben por el impacto de su celular en las antenas y porque lo ven las cámaras de seguridad. Ahora, también conocen que más tarde se dirigió a un departamento de Colegiales, donde tenía una oficina.

asi llegaba parricida vicente lopez.mp4

Para los investigadores, Del Río salió del inmueble para descartar una prueba clave del doble parricidio y apuntan al disco rígido (DVR) que grababa las filmaciones de la cámara de seguridad de la casona situada en Melo 1101, en Vicente López, donde vivían las víctimas. No obstante, tampoco descartan que el objeto del que se deshizo fuera el arma homicida.

Del Rio, de 47 años, está detenido e imputado por doble homicidio cuádruplemente calificado por el vínculo, la alevosía, por ser criminis causae (matar para lograr la impunidad) y por el uso de arma de fuego, delito para el cual se prevé como única pena la máxima del Código Penal: prisión perpetua.

Martín Del Río negó haber matado a sus padres

Durante sus primeras horas de detención, Del Río escribió una carta en la que aseguró ser inocente del asesinato de sus padres y se dirigió a su familia con palabras cariñosas.

“Desde los 19 años estoy de novio y casado con la persona más maravillosa del mundo, Cecilia, la madre de mis hijos, mi gran amor. Con ella crecimos, luchamos y peleamos para que nuestra familia sea feliz y llena de amor. Los que nos vieron crecer saben quiénes somos y cuánto nos amamos siempre. Hasta ser viejitos como nuestros abuelos. Dos hijos únicos e increíbles. Hijos, los amo y ustedes saben quién es su padre y cuánto amaba a sus abuelos”, precisó en la misiva que escribió desde la cárcel.

Sobre el final de la misma, negó la acusación que pesa sobre él: “Diego, hermano querido, solo decirte que te amo. En mi vida hubiese hecho una cosa así. Nunca. Viejos los amo y los voy a amar toda la vida. Gracias viejitos amados. Voy a luchar para saber qué les pasó. Soy inocente. Me mataron a mis padres”.

Dejá tu comentario