Wado de Pedro reveló lo que vivió el 20 de diciembre de 2001

Sociedad

El ministro del Interior contó el diálogo con Radio 10 lo que se vivió en las jornadas represivas del 19 y 20 de Diciembre.

Wado de Pedro recordó este lunes lo que le tocó vivir el 20 de diciembre de 2001, durante la represión policial a las movilizaciones populares en Plaza de Mayo, donde fue detenido, torturado y amenazado de muerte por efectivos de la Policía Federal, y destacó las intervenciones del fotógrafo Damián Neustadt, el médico Gustavo Barbeito y Julio Piumato quienes fueron fundamentales para salvarle la vida.

El actual Ministro del Interior contó, en diálogo con Radio 10, lo que le tocó vivir el 20 de diciembre, pero antes homenajeó a las víctimas de la represión: "Las principales victimas son las 39 personas que hoy no están, la gente que perdió brazos, dedos, ojos, fue una jornada de muchos héroes individuales. Yo tengo la suerte de poder contarlo y tener un nivel de visibilidad como para que se sepa y tome relevancia".

"Ese día me cuentan por mensaje que estaban reprimiendo a las Madres y fui hasta la Plaza de Mayo y me encontré con una policía desbordada pegándole al que pasaba. Con esa intención de llegar a la Plaza para poner el cuerpo para proteger a las Madres, me detienen pero logro escaparme del patrullero", rememora el Wado que por aquel entonces militaba en Hijos y en el Sindicato de Judiciales.

Una vez que logra llegar a Plaza de Mayo, donde estaban las Madres, el Ministro cuenta: "Me encontré con la montada. Ahí me vuelven a meter en un patrullero, me esposan, me 'picanean' y me daban bastonazos, que me dejó una lesión en el ciático. Hasta que chocamos contra un taxi, por la propia desesperación del que chofer que se daba vuelta para pegarme y me decía: 'te vamos a matar hijo de puta'. Parecían delincuentes, más que fuerzas de seguridad".

Embed

En el lugar del choque; que dejó mal herido al chofer del taxi, a los efectivos y a Wado; comenzó a juntarse gente que "pidió que me dieran asistencia porque estaba todo golpeado, por la policía por el choque solo me saqué el hombro, porque me golpee contra el asiento delantero del acompañante ya que iba entre dos policías", aclaró.

Wado de Pedro llega al Hospital Argerich custodiado por la policía, en calidad de detenido, y con "un globo en la cabeza", especifica.

"Llego al Argerich y me dan el alta porque estaba todo lleno de gente baleada, con traumatismo y sangrando, y lo mío era leve", comenta Wado. Mientras tanto, "la policía me amenazaba de que no dijera nada porque me iban a matar. Yo tenía que decir que los golpes eran por el choque".

Ante ese escenario, que él tenía que volver con sus torturadores, el actual Ministro pide que lo atienda un neurólogo y fue ahí que apareció en escena el Dr. Gustavo Barbeiro, quien solicitó que el paciente se quede en "observación".

"Cuando me quedo solo con él le pido que llame al Sindicato de Judiciales, porque yo trabajaba ahí, y Julio Piumato activa un hábeas corpus. A eso le tengo que sumar la ayuda de un fotógrafo, al que yo le veía cara conocida, que era Damián Neustad, al que yo le grito quién era y activo mi búsqueda", subraya Wado de Pedro agradecido a quienes le salvaron la vida en el medio de una represión autorizada por el presidente Fernando de la Rúa.

Dejá tu comentario