EFE
EFE
La mujer murió ahogada y por los traumatismos sufridos. El cetáceo ya había atacado en otras oportunidades.

La entrenadora de ballenas orcas Dawn Brancheau murió ahogada y por traumas múltiples después de que un cetáceo la arrastró al fondo de un tanque en el parque de distracciones Sea World, en EE.UU., confirmaron las autoridades.

Jim Solomons, portavoz de la Comisaría del condado de Orange, en el centro de Florida, dijo que todas las pruebas recabadas y las declaraciones de testigos "indican que se trató de un trágico accidente".

"Los rescatistas y compañeros de trabajo de la entrenadora llegaron de inmediato al lugar de los hechos, pero no se tiraron al agua para asistir a Brancheau debido a la naturaleza agresiva del animal", informó.

Un informe divulgado por la Oficina del Alguacil de Orange corroboró los testimonios de algunos turistas que presenciaron el miércoles el incidente y quienes dijeron que Brancheau, de 40 años, aparentemente estaba interactuando "con el animal más grande del acuario dentro del agua, que le llegaba hasta sus rodillas, cuando la tomó por su larga cabellera y la empujó debajo del agua".

En un principio, rescatistas pensaron que Brancheau había resbalado y caído dentro del tanque de la orca, explicó Solomons, aunque los testimonios de los turistas que presenciaron el horrendo ataque afirman que "en verdad, (la ballena) empujó a Brancheau dentro del tanque y le causó la muerte".

Solomons dijo que la investigación continúa, mientras que en el parque Sea World los turistas no pudieron disfrutar hoy del famoso y divertido chapuzón de la ballena "Shamu", parte del espectáculo "Believe", que es protagonizado todos los días por las ballenas asesinas y sus entrenadores.

El estadio Shamu, donde ocurrió la fatalidad, permanecía cerrado.

Asimismo, investigadores federales de la Administración de Salud y Seguridad Laboral (OSHA, por su sigla en inglés) del Departamento de Trabajo de Estados Unidos y encargados de investigar accidentes laborales, llegaron a SeaWorld donde realizarán pesquisas sobre la seguridad de los entrenadores en el acuario.

No es la primera vez que "Tillikam" se encuentra bajo el escrutinio debido a su naturaleza agresiva.

En 1999, empleados del parque Sea World hallaron sin vida a un turista que se coló durante la noche dentro del tanque de "Tillikam", cetáceo que llegó al parque de diversiones en 1992 con antecedentes de haber atacado fatalmente en 1991 a un entrenador en Canadá.

El futuro de esta ballena asesina es incierto, aunque directores del parque aseguran que el animal no será sacrificado ni devuelto al océano, donde fue capturado a la edad de dos años.

El incidente que ocurrió frente a decenas de turistas que presenciaban el espectáculo de las ballenas captó la atención internacional, por lo que directivos de Sea World estarían considerando medidas para evitar que sean publicados vídeos caseros, tomados por visitantes, que pudieran mostrar el ataque.