El presidente de la Nación, Mauricio Macri, aseguró que "si no se corrigen los precios, acudiremos a abrir la importación". Lo dijo durante la conferencia de prensa donde anunció un plus de $400 para los beneficiarios de Asignaciones Universales por HIjo, jubilados y embarazadas.
Tras reconocer que desde la apertura del cepo cambiario se dispararon los valores de los alimentos, Macri admitió que piensa en una polémica medida para combatir la inflación.

"Si no se corrigen los precios acudiremos a abrir las importaciones"
, disparó sin ambages el Presidente y sin dar cuenta del efecto pernicioso de una apertura indiscriminada de las importaciones como la que propugna: la destrucción de puestos de trabajo en el país ante la imposibilidad de las empresas locales de poder competir con productos chinos por ejemplo.

Dependiendo del sector afectado a una supuesta apertura de importaciones podría tener un impacto muy fuerte en el mercado del trabajo.
"Hemos descubierto que existen algunos deslizamientos en los precios de la canasta familiar", sostuvo el jefe de Estado ante una consulta de un periodista y añadió que frente a esa situación su gobierno apuntará a que haya una mayor oferta a partir del ingreso de productos desde el exterior. "Queremos una inflación de un dígito (es decir, por debajo del 10% anual)", destacó.
Macri AUH.avi
En coincidencia, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, había dicho esta mañana que el gobierno estaba "decidido" a que el consumidor "no pague ese precio (en referencia al de la carne con la suba registrada en estas últimas semanas), si tenemos que importar costillas del Uruguay lo vamos a hacer sin ningún problema; esta es una época del año que se consume mucho asado y necesitamos mucho más asado que el que tenemos en la faena", señaló.
"No hay que tenerle miedo a eso, nosotros vamos a defender el bolsillo del consumidor y también vamos a alentar que haya más oferta de hacienda; la carne ha subido casi cuarenta pero ha bajado casi 10% desde que asumimos nosotros", sostuvo.