Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta firmaron este martes el traspaso de cerca de 21 mil efectivos de la Policía Federal a la Metropolitana que multiplicará así sus filas, hoy de sólo 5 mil agentes. Aquí los puntos clave del acuerdo.
El convenio por el cual la Nación transfiere la Policía Federal a la Capital prevé dos etapas para su puesta en marcha, una "transición" de un año y luego una "consolidación" de lo acordado.

Además, según el convenio que firmaron este martes el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el Estado Nacional conserva "estructuras, personal, bienes y servicios necesarios para asegurar la función de seguridad en materia federal en el territorio" porteño.

Entre los puntos salientes del acuerdo marco, se destacó que "la Ciudad asume todas las funciones y facultades de seguridad en todas las materias no federales para ser ejercidas en el ámbito" porteño.

"La Nación transifere a la Ciudad junto con la totalidad del personal, organismos, funciones, competencias, servicios y bienes, tanto materiales (muebles e inmuebles) como inmateriales (sistemas informáticos, de seguimiento y/o de comunicación), junto con los contratos en ejecución y todos aquellos bienes y servicios con los que cuenten y utilicen al 1º de octubre del año 2015", se consensuó.

Así, se transfieren las siguientes áreas, total o parcialmente: Superintendencia de seguridad metropolitana; Superintendencia de bomberos; Superintendencia de policía científica; Superintendencia de investigaciones federales; Superintendencia federal de tecnologías de la información y comunicaciones, y la Superintendencia de aviación federal.

Sin perjuicio de la transferencia de las áreas mencionadas, "las partes evaluarán transferir también el personal, organismos, funciones, competencias, servicios y bienes, tanto materiales (muebles e inmuebles) como inmateriales y los contratos en ejecución afectados a áreas de la Policía Federal Argentina que entre sus funciones desempeñen tareas relativas a la labor de seguridad de la Ciudad en materia no federal".

En cuanto a las etapas del traspaso, se detalló que serán dos, la primera de ellas de transición, "prevista por el plazo de un año", durante la cual las partes "se comprometen a realizar sus mayores esfuerzos y brindar el servicio de seguridad necesario para que a través de las áreas pertinentes, se ejecute de manera gradual la transferencia", y la segunda, una de "consolidación".

Asimismo, se estableció que durante la etapa de transición se podrá acordar la "transferencia individual de agentes, bienes y/o servicios de la Policía Federal Argentina, ya sea de la Ciudad a la Nación o de la Nación a la Ciudad, para garantizar las funciones de seguridad de ambas jurisdicciones".

Además, se acordó que "los agentes públicos transferidos conservan el nivel escalafonario, remuneración y antigüedad", y que "salvo acuerdo en contrario, la Nación continuará prestando en coordinación con la Ciudad el Operativo Unidad – Cinturón Sur", como así también "con el operativo de seguridad en Puerto Madero y con los puestos de control de acceso en villas".