Un grupo de 200 empleados municipales se protestaban sobre la calle 12 luego de la decisión del intendente Garro de revisar unos 4500 contratos. Los manifestantes habrían arrojado piedras a la policía; los efectivos respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma.
La policía bonaerense reprimió con gases y balas de goma la protesta que realizaban frente a la Municipalidad de La Plata un grupo de trabajadores a los que el intendente Julio Garro les rescindió el contrato.

Los manifestantes habían cortado el tránsito sobre la calle 12 y arrojaron piedras
sobre las ventanas del frente del edificio para exigir su reincorporación, lo que fue reprimido por efectivos policiales.

La situación se descomprimió luego de que el intendente Garro les anunciara que recibirá a una delegación de los despedidos para buscar alguna solución al conflicto.