Muchos podrán imaginar que los adolescentes cuando están en internet están en Facebook o en Twitter, pero no es así. La realidad es que están en Snapchat, una aplicación que está disponible solo para móviles y que muchos padres ni siquiera entienden.
Según un artículo publicado en Quartz la explicación está en que los chicos eligen la privacidad de la red social donde, además, no están sus padres.

Snapchat funciona de manera muy simple: es una app que permite enviar videos y fotos que se borran después de 24 horas.

Un estudio de Pew Research Center reveló que muchos jóvenes no generan contenidos en Facebook y lo único que hacen es entrar para ver lo que otros publican. No es así en Snapchat, donde sí suben fotos y videos.

Hay varios motivos que explican por qué sucede esto. En primer medida es que en Facebook están todos y a los chicos no les gusta que todos vean lo que ellos publican o hacen de su vida. Entre esos "todos" están sus padres. Además, también prefieren lo efímero a lo eterno (como es, por ejemplo, subir una foto a Facebook).