Muchas veces, la terapia sexual se reduce a una sola entrevista en la cual basta con informar al consultante lo que desconoce para que sus temores, pudores y dificultades desaparezcan.
Mercedes, 32 años: Tengo la fantasía de tener sexo anal, pero no sé cómo empezar. Desde el vamos, no me da placer, me duele.

Mercedes, lo primero que tenés que saber es que el ano forma parte de los músculos y las terminaciones nerviosas que intervienen en el orgasmo y se ponen en juego durante el acto sexual. El borde del esfínter anal es una zona muy sensible, por lo que su estimulación puede transformarse en algo muy placentero y las caricias son suficientes para gozar de esa zona del cuerpo.

Son muchas las parejas que practican el sexo anal. El ano es una zona erógena muy sensible a la estimulación y que produce mucho placer. Eso sí, hay que ir con cuidado y tomar una serie de precauciones. En primer lugar, no tiene la elasticidad de la vagina y por tanto la penetración debe ser más lenta. En segundo lugar, al no tener lubricación es conveniente usar un lubricante externo para mejorar la fricción del pene. En tercer lugar, conviene usar preservativo ya que el ano tiene bacterias y pequeñas venas que pueden transmitir infecciones. En cuarto lugar, conviene no pasar del sexo anal al vaginal sin cambiar el preservativo.

Florencia, 30 años: Cuando estoy haciendo el amor, la mente se me vuela hacia los compromisos del día, lo que tengo que hacer y lo que no hice. ¿Cómo la freno?.

Florencia, lo que menos quiere una persona estresada es tener intimidad. Con la cabeza llena de preocupaciones, es prácticamente imposible entregarse al placer. Lo principal es aprender a decir que no a la extensión de los horarios laborales e intentar practicar algún deporte, hacer gimnasia o simplemente caminar para despejar la mente. Priorizá pasar tiempo con tu pareja, en especial si tienen hijos; fijen un día para salir juntos ¡y diviértanse!

Julia, 27 años: ¿Puede traer algún inconveniente ginecológico que me depile toda la zona íntima?

La naturaleza no hace las cosas porque sí. Ese vello es una protección a la posible llegada de parásitos, bacterias y virus que puedan provocar infecciones genitales, además de amortiguar posibles golpes y regular la temperatura. Incluso, a muchos compañeros sexuales les agrada el aroma producido por las glándulas sebáceas de esa zona y se sienten muy estimulados. Lo que es fundamental es mantener siempre la higiene con el uso de jabones neutros y un muy buen secado.

Maria Ines (23 años): ¿Existen los micropenes? Es un tema que siempre charlamos con amigas, pero quizá seamos un poco exigentes con el tamaño.

Hola, Maria Inés; por supuesto que existen los micropenes . Son aquellos que no alcanzan los 7 centímetros en estado de erección. Esta característica suele responder a problemas hormonales. Un pene es considerado normal cuando mide aproximadamente 13,5 centímetros en erección pero recuerden que más que el tamaño del pene lo que importa es la calidad del encuentro sexual.

Juana (35 años): Mi pareja no logra mantener la erección; arranca bien, pero luego se le baja.¿Por qué pasa eso? No sé cómo ayudarlo y me frustro.

Lo primero que tenés que saber es que la disfunción eréctil es muy frecuente en los varones y depende de un montón de factores, muchos de origen orgánico, y otros psicológicos. También, hay muchos medicamentos y hábitos que impiden las buenas erecciones.

Te sugiero que cuando ello suceda, aumentes los estímulos, sobre todos los "locales". De ese modo, estimulamos la erección refleja, que se suma a la erótica. Con seguridad, él siente la misma frustración que vos. No te enojes, ya que esa actitud empeora la situación. Y si persiste, seguro que se puede recurrir a la ayuda de un profesional.

Florencia (18 años): Leí una nota tuya que salió sobre las disfunciones sexuales femeninas en Clarin. Yo tengo 18 años y hace 7 meses que tuve por primera vez una relación sexual, obviamente con mi novio con quien proyecto una vida. Me inquieta un poco el no poder lograr el orgasmo porque yo disfruto cuando mantenemos relaciones pero no lo logro, fui a la ginecóloga y me dijo que no piense en llegar que solo disfrute, y eso es lo que hago pero no funciona, igualmente en esta semana me voy hacer un pap y colposcopia para saber si mi organismo se encuentra en orden. Sería muy útil para mí si me pudieras decir que puedo hacer, una posible solución. Desde ya muchas gracias.

Florencia: Primero que nada es importante que cada uno de ustedes se conozca bien a si mismo y que reconozca sus sentimientos en relación a esta situación, para que puedan tener confianza en ustedes mismos. En segundo lugar, es importante que exista una relación de confianza entre ambos que les proporcione seguridad para explorar lo nuevo y que les permita comunicar lo que sienten o desean para guiar el actuar del otro. En este sentido es especialmente importante el brindarse la seguridad de que ninguno de los dos hará algo que el otro no desee y que ninguno de los dos ridiculizará o se burlará del otro en esta situación nueva, en la que es muy posible que haya muchas cosas que salgan poco fluidas y quizás un poco torpe. En este punto, es preciso señalar que contrario a lo que se cree, el sexo es algo que se aprende y se entrena y no algo que espontáneamente sale bien, así que nada de creer que será como en las películas, especialmente en la primera vez.

Otro elemento fundamental es una elección responsable y anticipada de un buen método anticonceptivo, ya que el temor de un embarazo puede agregar angustia a la situación y una desprotección puede ocasionar un embarazo cuando aún no están preparados para ello. El lugar es también importante, requiriendo ser un lugar en que ambos se sientan cómodos y puedan contar con un tiempo libre de presiones y de interrupciones.

En cuanto a qué hacer, lo más importante es disponerse a brindarse placer siguiendo sus deseos y estando atentos a las señales de su pareja para reconocer cuando algo resulta doloroso o desagradable o para identificar temores o molestias. Además una buena comunicación, en que ambos puedan expresar lo que les gusta o no, va a permitir tener los cuidados suficientes para no dañarse. Finalmente, es muy importante dejar fluir la situación con la disposición más abierta, relajada y flexible que puedan, sin tener ninguna meta u objetivo, ya que el sexo está conformado por una muy amplia gama de caricias y no sólo el coito o la penetración, así que no es necesario esforzarse en esta dirección o centrarse absolutamente en conseguir la penetración o el orgasmo, ya que todo eso, en un ambiente relajado en que fluyen los deseos, viene por añadidura en forma natural.

Lucas (22 años): La otra vez vi un video condicionado con mi novia, en el aparecía una mujer que llegaba al orgasmo de una manera descomunal. De su vagina salía un líquido transparente a chorros y se notaba por la cara y los reflejos que disfrutaba mucho de eso (aparte de los gritos). Bueno quisiera saber si me pueden decir por qué salían semejantes chorros de ese líquido de su vagina, como se llama a esta capacidad que creo tienen algunas mujeres para con esto, si es que todas lo pueden hacer pero hay que llegar a un punto especial, como se puede hacer.

Ese líquido transparente que viste salir de la vagina es la llamada eyaculación femenina, procedente de la estimulación del Punto G. El punto G se halla localizado directamente detrás del hueso del pubis en el interior de la pared anterior de la vagina. A diferencia del clítoris, que emerge del tejido circundante, el punto G se halla profundamente inserto en la pared vaginal y es a menudo necesaria una presión firme para localizarlo en estado no estimulado. En algunas mujeres, el orgasmo provocado de esa forma produce la expulsión por la uretra de un líquido que no es orina, y se ha denominado eyaculación femenina. Creo que si una pareja tiene ganas de explorar algo nuevo, esto puede ser un buen juego, pero nada más que eso, no un nuevo "deber ser". ¿Ahora debo ser orgásmica además por el punto G, y además eyacular?

Cuando parcializamos el cuerpo en busca de "botones mágicos'' del tipo del punto G, sólo contribuimos a darnos a nosotras mismas una imagen más confusa y complicada de lo que en realidad es nuestra respuesta sexual.

Lic. Diana M. Resnicoff
Psicóloga clínica. Sexóloga clínica.
TE: (54-11)4831-2910
E-mail: dresni@gmail.com
Página Web: www.e-sexualidad.com