El presidente de Ecuador, Rafael Correa, informó este domingo que ascendió a 233 la cifra de muertos por el terremoto de magnitud 7,8 en la escala abierta de Richter, que sacudió ayer la zona norte costera del país.



"Cifra oficial de fallecidos sube a 233. Barrio Tarqui de Manta muy afectado. Pedernales destruido", escribió Correa en su cuenta de Twitter.

Embed
Antes había hablado el vicepresidente del país, Jorge Glas, que había hablado de 77 víctimas y de una magnitud del temblor de 7,8 grados en la escala de Richter.

Embed
El propio Glas expresó que las personas a las que se recomendó abandonar sus viviendas y buscar refugio en un lugar elevado como precaución ante un posible aumento del oleaje, "pueden regresar a sus casas", ya que "no existe alerta de tsunami".

Ecuador 5.jpg
El vicepresidente dijo que el terremoto fue el más fuerte que sacudió al país desde 1979.

Para hacer frente a las consecuencias del temblor, Glas reveló que se habilitaron unos 300 millones de dólares de fondos de contingencia y se decidió el envío de cuerpos de bomberos a la Provincia de Manabí y en particular al cantón de Pedernales, en esa provincia.

También informó que se dispuso el despliegue de 3.500 policías que se distribuirán por las provincias de Manabí, Esmeraldas, Guayas y Santa Elena.

Además, 10.000 efectivos de las Fuerzas Amadas se desplazarán a los lugares más afectados con maquinaria.

ecuador 4.jpg
Según el vicepresidente ecuatoriano, los organismos internacionales prestarán asistencia, pues se necesitarán equipos de rescate "para enfrentar este momento difícil que estamos viviendo los ecuatorianos".

Por último, el segundo mandatario agradeció en nombre del pueblo ecuatoriano los mensajes de solidaridad recibidos "de países hermanos, de Gobiernos y de presidentes de países amigos" que han ofrecido recursos que ayuden a Ecuador en esta circunstancia.