Cuando nadie lo esperaba, parece que el futuro inmediato del rosarino Javier Mascherano estará en Turin, ya que el jugador arregló de palabra su llegada al campeón italiano, Juventus.
Los principales medios españoles dan cuenta de la operación, en la que Mascherano busca cerrar un importante contrato que podría ser el último de esta envergadura en su carrera.

El diario Sport asegura que hasta el momento el arreglo es sólo entre el argentino y el club de Turin, por lo que restaría que los clubes se pongan de acuerdo para la rescisión del contrato, con vigencia hasta 2018.

Mascherano.jpg
Pese a esta certeza, el mismo medio afirma que desde Barcelona no están interesados en vender a Mascherano, de 31 años, a quien el entrenador Luis Enrique considera una pieza clave por su experiencia y polifuncionalidad.

Según la misma fuente, el contrato arreglado por Mascherano con el club en el que militan los argentinos Paulo Dybala y Roberto Pereyra mejoraría considerablemente el salario que percibe hoy en el equipo culé, al que arribó en 2010 procedente desde el Liverpool de Inglaterra.